«Apocalipsis», un libro de Stephen King muy actual.

Queridos lectores, me encuentro en el cuarto subterráneo de mi vivienda después de haber leído el libro de Stephen King, «Apocalipsis».

Es otoño del año 2020. Desde mi teclado solo veo un ventanuco donde se reflejan destellos en un día frío.

Hace nueve meses que no piso la oficina y salgo en contadas ocasiones. Un virus azota los cinco continentes.

Dicen que el bicho salió de China, de un lugar donde juegan con ese tipo de cosas para utilizarlos como armas; luego cuando el virus escapa y la pandemia se propaga, eluden responsabilidades aduciendo algún accidente en un centro de investigación de enfermedades.

El virus se llama Coronavirus, pero esto es lo de menos, lo importante es que es altamente contagioso y mortal.

Hasta aquí, la realidad.

Ahora hablemos de «Apocalipsis», de Stephen King: una novela que narra la muerte y destrucción de un planeta llamado Tierra.

La propagación de un virus que escapa de unas instalaciones militares, y que seguramente se trataba de un bicho con el que jugaban los científicos por si acaso era necesario matar a algún enemigo en una futura guerra.

El libro «Apocalipsis» de Stephen King proviene de otra novela escrita años antes llamada «The Stand», que se publicó con el título «La danza de la muerte». Esta era más corta que la actual, que cuenta con más de mil quinientas páginas. La original tuvo que ser recortada por cuestiones económicas. Parece ser que trece dólares era todo lo que el mercado podía soportar.

Años después se publicó «Apocalipsis» con el texto que la anterior versión había perdido en el camino. Los personajes son los mismos y la trama no sufre en ello, más bien todo lo contrario pues cumplen con lo que su autor les encomendó.

Sé que leer esto bajo una pandemia puede ser un poco macabro, pero quise comprobar la visión que tenía Stephen King de una catástrofe viral cuando escribió la novela en los años 80. 

Ahora con el tiempo, todo parece evidente. Como ocurre en muchas historias las distopías se convierten en realidad.

En las novelas de Stephen King el argumento se sostiene por la gran representación que ocupan sus personajes; son ellos los que le dan vida a una trama que en definitiva es sencilla: un virus altamente mortal se propaga y el mundo se convierte en un caos.

Los personajes son realmente los propulsores de la historia. Es el gran valor de las novelas de Stephen King.

Los lectores acaban reconociendo a los personajes como reales. Como el mismo King comenta, sus lectores aún le siguen preguntando qué fue de tal o cual personaje como si realmente existieran.

Y en esta novela esto ocurre de manera masiva, pues durante las mil quinientas páginas podremos comprobar los cientos de vivencias que los diferentes personajes concurren en la pandemia de muerte y destrucción que nos plantea.

Como escritor siempre me dijeron que no debemos sobrepasar más de cuatro o cinco personajes, ni por supuesto escribir novelas de más de mil páginas. Sin embargo, todo esto depende de muchos factores. Si consigues verlos tal y como los expone Stephen King, adelante, pues son reales. Y si las historias se pueden contar con más palabras, adelante también.

Como él mismo comenta: “Después de todo, yo escribo por dos razones: para complacerme a mí mismo y para complacer a otros. Y volviendo a la novela, confío haber conseguido ambas cosas”

Querido lector, si te gustan las ficciones apocalípticas, te recomiendo esta. Yo no veo la televisión y tal vez por ello lea estas cosas en tiempos de pandemia, y siga frente a mi teclado en un subterráneo escribiendo historias de ciencia ficción.

¿Te gustan las novelas de terror?

¿Crees que las distopías acaban haciéndose realidad?


¿Te gustan las distopías? En el blog comento más sobre ellas.


La mitad oscura de Stephen King.

¿Crees que un escritor puede evadirse tanto como para que sus personajes cobren vida?

Ser escritor conlleva una doble vida. Bueno…, eso pienso yo. Cuando escribo olvido quién soy. Percibo que el señor que está delante del procesador de textos tecleando no soy yo.

Me encuentro inmerso en una extraña catarsis de difícil control, como cuando te duermes y comienzas un sueño en el que no eres amo de tus actos.

En ocasiones, cuando me preguntan cómo ideo las historias, no cuento todo esto; si lo hiciera tal vez no me creerían. Pienso que lo tomarían como una forma vanidosa de definir una simple afición.

Porque realmente, escribir es eso: una forma de pasarlo bien. Es cierto que debes esforzarte, ponerte delante del papel en blanco y comenzar esa carrera. Al principio te duelen los musculos pero luego…,disfrutas.

Pero, ¿qué sucedería si el señor que teclea con tus manos crea argumentos que no son los que tú mismo esperabas?

la-mitad-oscura-bipolaridad-del-escritor
La bipolaridad del escritor.

No me refiero a encontrar esa senda ignota que en muchas ocasiones creamos en los relatos, sino al hecho de escribir cosas que en realidad no deseas.

Como lector nunca me he preguntado estas cosas, ahora bien, como escritor he de reconocer que en bastantes ocasiones no escribo lo que tenía pensado.

¿Y si te sales del guión previsto, y comienzas a sospechar que el que escribe es muy distinto a ti? 

¿Qué ocurriría si tuvieras éxito con una novela que no es lo que tú querías escribir, aunque sea oscura y depravada?

Pensaríamos: “Qué más da todo esto, si al fin y al cabo, eres tú quien está delante del teclado y recibes los cheques por las ventas de tus novelas”.

Estas son las cuestiones que se abordan en «La mitad oscura». 

El personaje principal es un escritor con tres novelas sin mucho éxito. Luego, bajo un pseudónimo llamado Stark, comienza a escribir relatos de terror, y el propio Stark empieza cobrar vida a través de las novelas.

La mitad oscura es una novela de terror de corte psicológico.

El título lo encontré referenciado en el prólogo de «Las dos después de medianoche» de Stephen King. En uno de los relatos de esta novela (Ventana secreta, secreto jardín) el personaje principal también es un escritor en apuros ante la posibilidad de un plagio.

La idea de la bipolaridad en un escritor siempre me ha cautivado, e indudablemente La mitad oscura aborda este tema como argumento central.

En todo momento tuve la sensación de que el personaje principal, Thad Beaumont, y el autor, eran la misma persona. De hecho Stephen King publicó varios títulos bajo un pseudónimo, lo mismo que ocurre durante La mitad oscura.

Thad es un tipo normal, con mujer e hijos, pero comienza a experimentar un fenómeno extraño en relación con Stark, su pseudónimo y creador de las novelas de terror. Hay un vínculo muy fuerte entre ellos que está sustentado en su propio pasado. Algo similar a esos miedos que guardamos desde niño, y que de adulto renacen para recordarte que no estás solo.

Si te gusta el terror psicológico, esta novela te atrapará. Querrás pasar cada página de sus capítulos y entender cómo determinados fenómenos se pueden dar en la vida real. Sentirás que el propio Thad (que mi me parece el mismísimo King) está atrapado sin poder escapar de sí mismo, de sus miedos y contradicciones.

Creo que todo escritor, dentro de su soledad, entra en esa habitación solitaria y comienza a crear historias, y cuando despierta, se da cuenta que no es él quien las escribe.

Es alguien que está dentro de su cabeza recopilando como una hormiguita todas aquellas experiencias que la conciencia va retirando a ambos lados del camino de la racionalidad.

A esa persona que ocupa tu escritorio y escribe tus novelas, puedes llamarle si quieres con otro nombre: un seudónimo. Pero en ocasiones debes de tener precaución, porque tal vez no sea un tipo agradable.

En la propia novela de Stephen King se celebra un funeral ficticio donde el epitafio dicta: “No es un tipo muy agradable”, en referencia a Stark: el seudónimo de nuestro escritor en cuestión.

¿Qué harías si el autor de las novelas, tu pseudónimo, fuera un tipo perverso?

Teniendo en cuenta que él es quien logra el éxito para tí, el que consigue tus ingresos.

¿Crees que un escritor puede evadirse tanto como para que sus personajes cobren vida?

o tal vez simplemente crees que todos los escritores estamos un poco locos…

¿Te gustan las novelas de terror psicológico?

Otras novelas en el blog. ¡Espero tus comentarios!



Las dos después de medianoche. Stephen King.

Las dos después de medianoche. Stephen king

Las dos después de medianoche. Stephen King son dos relatos que encontré por casualidad.

Tal vez te pase como a mí. Compro un montón de libro de forma compulsiva como si los pudiera leer en un par de días.

Voy con mi lista a la librería y me llevo ocho o diez novelas. Las pongo en mi estante y finalmente algunas de ellas quedan allí durante años. 

Van surgiendo otras ideas, otras temáticas que me llevan distintos lugares, y me olvido de leerlas.

Después pasan meses o años y un día reviso mis libros buscando algo distinto,  igual que si estuviera de compras.

Últimamente estoy escribiendo relatos cortos como método de mejora para futuras novelas, y encontré…

las-dos-despues-de-medianoche-stephen-king
Las dos después de medianoche. Stephen King.

Las dos después de medianoche de Stephen king es una novela de ciencia ficción que llevaba veinticinco años esperando en una estantería de mi librería.

Bueno…, el momento llegó.


Las dos después de medianoche son dos relatos publicados en 1990:

Los lagolieros y  Ventana secreta, secreto jardín.

Son dos historias que pertenecen a otra publicación, Las cuatro después de medianoche, en la que se incluyen dos relatos más.

Los lagolieros es una ficción donde algunos de los pasajeros de un mismo vuelo se despiertan bajo una experiencia abrumadora.

Las situaciones por las que transita el pasaje en Los lagolieros no son muy comunes, pero seguro que os sentiréis como un pasajero más del vuelo 29.

Inevitablemente el lector se encontrará dentro de ese vuelo, junto a un conjunto muy dispar de personas que reaccionan de forma muy distinta ante un inusual hecho, con sus virtudes y debilidades.

Los personajes de este vuelo son muy reconocibles. Entre ellos hay un escritor, un agente secreto, un ejecutivo agresivo, una niña ciega o una mujer soltera con una cita, o un comandante de vuelo.

Y aunque todos ellos estén inmersos en una situación totalmente extraordinaria, sus reacciones son humanas y creíbles. Stephen siempre consigue unir estos dos elementos: lo excéntrico de los hechos y la cotidianidad de las personas que los viven.

Al fin y al cabo muchos de nosotros hemos viajado en avión y hemos sentido ese miedo irracional, hemos conocido a personas a las que nunca hubiéramos hablado de no tomar ese vuelo que nos une por alguna razón.

Después de leerlo, sientes que cualquier día puedes ser uno de los pasajeros del vuelo 29; cierras el libro, apagas la luz de tu mesilla de noche e intentas dormir.

Ventana secreta, secreto jardín es un relato de corte psicológico en el que el personaje principal, un escritor de éxito, se cuestiona el plagio de uno de sus relatos.

En esta historia nos veremos involucrados de forma muy cercana con el personaje principal. En todo momento King consigue que estemos dentro de su piel, de sus sentimientos, de sus inquietudes.

Visualizaremos con claridad el periplo por el que transcurre un escritor de éxito en momentos difíciles. Toda la acción es verosímil y angustiosa. El ritmo es fluido y el lector desea desenmascarar la madeja de pensamientos que se van tejiendo sobre la mente de un escritor acosado.

Este tipo de historias particularmente me gustan más. Son situaciones que enfrentan al lector ante una situación extraordinaria influyéndole de una forma más directa, más personal, cuestionando las propias convicciones del personaje y por ende del lector.

Durante toda el relato desearás desenmascarar al personaje que hostiga al protagonista, que en esta ocasión, vuelve a ser un escritor. Stephen King asegura en el prólogo que dejará de emplear a escritores como personajes centrales.

En este caso muestra un escritor bestseller muy real, con todas sus virtudes y defectos, no como se nos suele mostrar en ocasiones al público.

El título y cómo surgió la idea para escribir Ventana secreta, secreto jardín, me pareció una forma curiosa de encontrar un motivo para escribir una novela. Ese lugar en la lavandería de casa, con una ventana que siempre esta tapada desde donde se puede ver un pequeño jardín.

Stephen King juega con los sentimientos de los personajes haciéndote partícipe de sus vivencias bajo circunstancias extremas.

Tanto en Los lagolieros como en Ventana secreta, secreto jardín, Stephen King hace referencia a ese personaje que muchos autores recurren en sus novelas: los propios escritores son partícipes de las historias de su creador.

La maestría de King reside en su capacidad de involucrarnos con los personajes y llevarnos con ellos a los lugares más insospechados.

Santiago González Torrejón.

¿Has leído Las dos después de medianoche?

¿Te gustan las novelas de Stephen King? ¿Cuál es tu preferida?

Reseña de «La mitad oscura» de S.King.

Aquí comento otras novelas que me han gustado.

Aquí puedes ver mis novelas.

Suscríbete a mi blog y  recibirás los artículos.

¡Compartiremos Ciencia ficción!

Consejos para escribir un libro. Mientras escribo Stephen King.

consejos para escribir un libro

De la magnífica obra Mientras escribo, de Stephen King, he extraído una serie de consejos para escribir un libro que serán de utilidad para mejorar nuestro proceso creativo:

Escribir es mágico; es, en la misma medida que cualquier otro arte de creación, el agua de la vida. Consejos de Stephen King. El agua es gratis. Conque bebe.

mientras-escribo-stephen-king-magia
Consejos para escribir un libro. Magia.
  • Cuando una persona escribe (y supongo que cuando pinta, baila, esculpe o canta), siempre hay otra con ganas de infundirle mala conciencia. No tiene mayor importancia.
  • Escribir una historia es contarselo a uno mismo. Cuando reescribes, lo principal es quitar todo lo que no sea la historia. Cuando ya tienes clara la historia y las has contado bien, pertenece a cualquier persona que quiera leerla. O criticarla. Si tienes mucha suerte serán mayoría los que prefieran lo primero a lo segundo.
  • A veces hay que seguir aunque no haya ganas. A veces se tiene la sensación de estar acumulando mierda, y al final sale algo bueno.

¿Qué es escribir?

Mientras escribo Stephen King

  • Qué es escribir: telepatía. Conseguir que lo que yo te cuento, tú lo veas.
  • En el arte de escribir todo es lícito mientras no se tome a la ligera. Debes tomártelo en serio.
  • Lo de “querer decir” es muy importante. No compliques las frases con una palabra emparentada en segundo o tercer grado con la que se quería usar.
  • Evita la voz pasiva. El sujeto de una frase con el verbo en voz activa hace algo, mientras que al de una frase con verbo en voz pasiva le están haciendo algo.
  • Desconfía del adverbio.
  • Si quieres ser un buen escritor, lo primero es hacer dos cosas: leer mucho y escribir mucho.
  • ¿Hay algo que dé más ánimos a un aprendiz de escritor que darse cuenta de que lo que escribe, se mire como se mire, es superior a lo que han escrito otros cobrando? También leemos para medirnos con los buenos escritores y los genios, y saber hasta dónde se puede llegar.

La capacidad arrebatadora de un buen argumento combinado con prosa de calidad es una sensación que forma parte de la formación imprescindible de todos los escritores.

  • Hay que leer de todo, y al mismo tiempo depurar (y redefinir) constantemente lo que se escribe. Leer es el centro creativo del escritor. Genera confianza con el proceso de la escritura. Cuánto más leas, menos riesgo correrás de hacer el tonto con el bolígrafo.
  • Ritmo de trabajo: primera redacción= 3 meses, 2000 palabras diarias =180.000 en tres meses.
  • Lugar. Casa a puerta cerrada.
  • No esperes al muso. El trabajo es procurar que el muso sepa dónde encontrarte a diario.
mientras-escribo-stephen-king-la-musa
Consejos para escribir. La Musa
  • La gente que compra libros no se guía por el mérito de una novela. Quieren una historia entretenida para el avión, algo que los cautive desde el principio, que los absorba y los impulse a girar la página. Esto ocurre cuando los lectores reconocen a los personajes, su comportamiento, su entorno y su manera de hablar.

La descripción.

Mientras escribo Stephen King

  • La descripción es la visualización de lo que quieres hacer vivir al lector, y trasladar a la página lo que ves en tu cabeza.
  • Una descripción insuficiente deja al lector perplejo y miope. El exceso de descripción lo abruma con detalles e imágenes. El truco es encontrar el punto medio.
  • Escribe lo que quieras, infúndele vida y singularizalo vertiendo tu experiencia personal de la vida, la amistad, las relaciones humanas, el sexo y el trabajo. Sobre todo el trabajo. A la gente le encanta leer sobre el trabajo; no sé porqué, pero es así.
  • Todos los relatos y novelas constan de tres partes: que hace que se mueva la historia de A a B y por último hasta Z, que genera una realidad sensorial para el lector, que da vida a los personajes a través de sus voces. El argumento es incompatible con la creación auténtica.
  • Los libros han de basarse en situaciones más que en historias. Tengo preferencia por la situación y los personajes, que al principio son planos, sin rasgos distintivos. A menudo vislumbro el desenlace, pero nunca he exigido a ningún grupo de personajes que hagan las cosas a mi manera. En algunos casos el desenlace es el que tenía previsto, pero en la mayoría surge como algo inesperado. Además de ser el creador de la novela, eres su primer lector.

Diálogos.

Mientras escribo Stephen King

  • La clave de escribir diálogos buenos, como en todos los aspectos de la narrativa, es la sinceridad. Importante para que tenga resonancia y realismo. Los personajes han de hablar libremente.
mientras-escribo-stephen-king-dialogos
Consejos para escribir un libro: diálogos.
  • Los personajes a medida que avanza el relato me acompañan, crecen. Cuando crecen mucho empiezan a influir ellos en el desarrollo de la historia, no al revés.
  • No usar los adverbios en los diálogos. Tampoco los verbos de atribución (jadear, graznar, espetar). Lo mejor es usar “dijo”.
  • Si escribes narrativa descubrirás que todos los personajes que creas tienen algo de ti.
  • Una vez tengas escrito el núcleo de la historia es necesario que te plantees su significado y enriquezcas las versiones sucesivas con tus conclusiones. No hacerlo sería robarle a tu obra (y a tus futuros lectores) la visión del mundo que hace que los relatos que escribes sean tuyos y de nadie más.

Versiones de la novela.

Mientras escribo Stephen King

  • ¿Cuántas revisiones? Dependerá de cada autor pero nunca menos de dos versiones, una a puerta cerrada y otra con la puerta abierta.
  • Una vez tengas la primera versión puedes entregarlo a tus primeros lectores.
mientras-escribo-stephen-king-revisar
Consejos para escribir un libro. Revisar.
  • Versiones: La primera es tu obligación decidir de qué habla tu libro. La segunda, tercera o cuarta dejarlo más claro. Dejarlo reposar 6 semanas y después preguntarse si la historia es coherente y si se puede mejorar. La resonancia , algo que perdure un poco en la mente y el corazón del lector después de haber cerrado el libro.

Fórmula en las revisiones. 2º versión=1º versión -10%.

El efecto de una poda sensata es inmediato, y a menudo asombroso.

Lectores cero.

  • Muy recomendable los lectores cero. Cinco o seis personas de confianza. Si consultas a la gente indicada (y aceptan leer tu libro), te enterarás de muchas cosas. Si tiene sentido lo que oyes, haz los cambios. No puedes dejar que participe todo el mundo en tu relato, pero sí la gente más importante.  No solo es posible, sino aconsejable.
Lector cero
Lector cero
  • El lector ideal, esa persona para quien escribes. Te ayudará a salir un poco de ti mismo, a leer lo que sale de tu pluma como un lector cualquiera. Quizá sea la mejor manera de cerciorarse de que te mantienes fiel a la historia: una manera de interpretar en público, aunque no la haya y mandes tú en todo.
  • El lector ideal también es la mejor manera de calibrar si el relato posee el ritmo correcto, y si has introducido los precedentes de manera satisfactoria. El ritmo es la velocidad con que progresa la narración. En círculos editoriales corre la idea tácita ( y por lo tanto ni justificada ni analizada) de que las historias y novelas de mayor éxito comercial tienen un ritmo rápido. La premisa, imagino, es que hoy en día la gente está muy ocupada, y se distrae tan fácilmente de la letra impresa que la única manera de no perderla es convertirse en un cocinero que vende hamburguesas y patatas a todo trapo, recién salidas de la freidora.

Oye, ¿tú escribes por dinero?

  • Como escritor primerizo, si escribes relatos te interesarán las revistas pequeñas. Si has escrito o escribes una novela, te convendrá fijarte en las listas de agentes literarios.
consejos-para-escribir-un-libro-dinero
Consejos para escribir un libro. Dinero.
  • Conviene ser especialmente desconfiados con los agentes que piden dinero a cambio de leer lo que has hecho. Los hay serios pero abundan demasiado los cabrones sin escrúpulos . Al que esté impaciente por publicar, le propongo saltarse las cartas a agentes o editoriales y costearse él la edición, que para eso hay editoriales especializadas. Al menos recibirá algo a cambio por su dinero.
  • Ahora voy a coger el toro por los cuernos. Es una pregunta que me hace la gente de distintas maneras. Hay quien me la hace educadamente y hay quien a lo bestia, pero siempre se reduce a lo mismo: Oye, ¿tú escribes por dinero?

La respuesta es que no, ni ahora ni nunca. No niego que mis libros me hayan dado mucha pasta, pero nunca he escrito ni una sola palabra pensando en que la pagarían (…) Puede que sirviera para pagar la hipoteca y los estudios de los niños, pero no, eso es aparte. Yo he escrito porque me hacía vibrar. Por el simple gozo de hacerlo. Y el que disfruta puede pasarse la vida escribiendo.

Escribir no es cuestión de ganar dinero

Escribir no es cuestión de ganar dinero, hacerse famoso, ligar mucho ni hacer amistades. En último término, se trata de enriquecer las vidas de las personas que leen lo que haces, y al mismo tiempo enriquecer la tuya. Es levantarse, recuperarse y superar lo malo. Ser feliz, vaya. Ser feliz.

Stephen King.

Escribir es mágico; es, en la misma medida que cualquier otro arte de creación, el agua de la vida. El agua es gratis. Conque bebe.

Bebe y sacia tu sed.

¿Has leído Mientras escribo de Stephen King?

Cuéntame qué te parecen estos consejos.

En esta sección puedes encontrar otros artículos relacionados con el proceso creativo.

Suscríbete a mi blog y  recibirás los artículos.

¡Compartiremos Ciencia ficción!


Cómo escribir una novela.

En bastantes ocasiones, mis amigos o en alguna presentación, me preguntan cómo escribir una novela.

No hace mucho me aconsejaron una novela para mejorar en el arte de la escritura.

Acabo de leer Mientras escribo de Stephen King.

Stephen King fue para mí uno de los autores preferidos allá en los años 90. Devoraba con avidez sus novelas de ficción y terror, pero hacía años que no leía nada suyo. Los relatos de terror dejaron de atraerme, supongo que debido a alguna secuela de la infancia.

Este libro tiene dos partes, una autobiográfica y otra didáctica en la que nunca deja de hacer referencia a sus experiencias. En el texto he subrayado muchos párrafos que me han parecido muy interesantes para repasarlos una segunda vez. Haré una recopilación de ellos para publicarlos.

Supongo que el impacto que tendrá en ti cuando lo leas dependerá de lo experto que seas en la bonita pasión que es escribir.

En mi caso, las enseñanzas han sido reveladoras y reconozco que la lectura ha sido muy gratificante. Stephen utiliza un estilo directo, sin tapujos, sin adverbios de esos que odia y que todo escritor acabaremos odiando irremediablemente (sí, he dicho uno de los que acaban en -mente 😊).

No es solo un manual didáctico; Stephen King te involucra en la ardua tarea de mejorar en la escritura y todo el proceso creativo.

Las enseñanzas quedan relatadas bajo la verosimilitud de su experiencia abordándolos de una forma abierta y directa.

¡Sabrás cómo escribir una novela!

Aquí encontrarás más consejos.

En conclusión, se trata de una gran obra donde encontrarás muchos consejos para mejorar en la escritura ya que añade realismo, biografía, sentimiento y vivencia.

Aquí tienes los principales consejos que he extraído.

«Si quieres ser escritor, lo primero es hacer dos cosas: leer mucho y escribir mucho«. Stephen King