Escribir relatos cortos.

escribir-relatos-cortos

Cómo surgió Error mágico, un relato del libro Club de lectura.

Hace unos días publiqué mi primer podcast. Hablaba de un duende que me despertaba en la madrugada y me decía que tenía que escribir, que no fuera un vago. 

El duende tiene razón, pues a esas horas tan vespertinas es cuando estoy más lúcido. 

También hablé de contaros mis secretos, bueno…, no es tanto un secreto sino más bien cómo funciona el proceso creativo, eso de las ideas que tanto se comenta en el mundillo de los talleres de escritura. No obstante, luego os contaré un secreto.

Para mí las ideas son un mezcladillo de pensamientos o experiencias que por alguna razón borbotean en mi mente antes de que amanezca. 

Hablemos de la musa. Escribir relatos cortos.

Cuando hablo de duende no me refiero al conocido muso o musa, según se le quiera poner el atractivo de género, ese ser mitológico que te sopla al oído el argumento con el que tendrás éxito: la famosa idea para un Best seller.

El muso como tal no existe, suele aparecer mientras tecleas como un loco en una sala solitaria y te duelen los dedos de tanto trabajar…, en esas condiciones, reconozco que lo he visto; asomaba sus ojillos entre las propias líneas del texto, pero no llevaba melena ni musculosos bíceps, ni siquiera era una mujer.

Con uno de esos potajes de sensaciones, pensamientos y experiencias fue como empecé a escribir Error Mágico, uno de los relatos de la novela Club de lectura.

Hacía unos días que venía sufriendo la congoja…, una amiga me había dicho que tenía cáncer: el puto cáncer (perdón por la expresión). 

¿Quién no conoce algún caso? familiares, amigos, compañeros de trabajo, ¡Dios mío! Es una lacra.

Esta enfermedad lleva tanto tiempo entre nosotros, que lo hemos asumido, no digo como cotidiano, pero sí como algo común porque realmente lo es.

Mi amiga tenía cáncer y yo no quería que lo tuviera. Parece una tontería, me refiero a pensar que puedes hacer algo para que no lo tenga. Es infantil, pero en ese momento me encontraba frente a mi teclado, impotente, sin saber qué hacer.

Unos días antes había visitado Nueva York, espléndida ciudad, que siempre quise visitar, y que por distintas razones pensaba que nunca lo haría; fue como un sueño realizado. 

Manhattan y sus los rascacielos te hacen sentir que observas una constelación.

El cáncer, lo pequeño que somos en un mundo tan extenso, y lo grandes que son nuestros sentimientos. 

Marta debía salvarse. Yo lo conseguiría escribiendo un relato que quién sabe si algún día llegaría a publicarse.

Y Marta se convirtió en Grace, el personaje principal de Error mágico, un relato que os invito a leer.

Ella no sabe nada de esto, pero para mí fue un reconocimiento a una amistad, una forma absurda de salvarla, y os puedo decir un secreto: está totalmente sana.

Aquí puedes escuchar el podcast:

Os espero en el siguiente podcast.

Ir a capítulo anterior: Ideas para escribir.



Deja un comentario