«Apocalipsis», un libro de Stephen King muy actual.

apocalipsis-stephen-king-libro

Queridos lectores, me encuentro en el cuarto subterráneo de mi vivienda después de haber leído el libro de Stephen King, «Apocalipsis».

Es otoño del año 2020. Desde mi teclado solo veo un ventanuco donde se reflejan destellos en un día frío.

Hace nueve meses que no piso la oficina y salgo en contadas ocasiones. Un virus azota los cinco continentes.

Dicen que el bicho salió de China, de un lugar donde juegan con ese tipo de cosas para utilizarlos como armas; luego cuando el virus escapa y la pandemia se propaga, eluden responsabilidades aduciendo algún accidente en un centro de investigación de enfermedades.

El virus se llama Coronavirus, pero esto es lo de menos, lo importante es que es altamente contagioso y mortal.

Hasta aquí, la realidad.

Ahora hablemos de «Apocalipsis», de Stephen King: una novela que narra la muerte y destrucción de un planeta llamado Tierra.

La propagación de un virus que escapa de unas instalaciones militares, y que seguramente se trataba de un bicho con el que jugaban los científicos por si acaso era necesario matar a algún enemigo en una futura guerra.

El libro «Apocalipsis» de Stephen King proviene de otra novela escrita años antes llamada «The Stand», que se publicó con el título «La danza de la muerte». Esta era más corta que la actual, que cuenta con más de mil quinientas páginas. La original tuvo que ser recortada por cuestiones económicas. Parece ser que trece dólares era todo lo que el mercado podía soportar.

Años después se publicó «Apocalipsis» con el texto que la anterior versión había perdido en el camino. Los personajes son los mismos y la trama no sufre en ello, más bien todo lo contrario pues cumplen con lo que su autor les encomendó.

Sé que leer esto bajo una pandemia puede ser un poco macabro, pero quise comprobar la visión que tenía Stephen King de una catástrofe viral cuando escribió la novela en los años 80. 

Ahora con el tiempo, todo parece evidente. Como ocurre en muchas historias las distopías se convierten en realidad.

En las novelas de Stephen King el argumento se sostiene por la gran representación que ocupan sus personajes; son ellos los que le dan vida a una trama que en definitiva es sencilla: un virus altamente mortal se propaga y el mundo se convierte en un caos.

Los personajes son realmente los propulsores de la historia. Es el gran valor de las novelas de Stephen King.

Los lectores acaban reconociendo a los personajes como reales. Como el mismo King comenta, sus lectores aún le siguen preguntando qué fue de tal o cual personaje como si realmente existieran.

Y en esta novela esto ocurre de manera masiva, pues durante las mil quinientas páginas podremos comprobar los cientos de vivencias que los diferentes personajes concurren en la pandemia de muerte y destrucción que nos plantea.

Como escritor siempre me dijeron que no debemos sobrepasar más de cuatro o cinco personajes, ni por supuesto escribir novelas de más de mil páginas. Sin embargo, todo esto depende de muchos factores. Si consigues verlos tal y como los expone Stephen King, adelante, pues son reales. Y si las historias se pueden contar con más palabras, adelante también.

Como él mismo comenta: “Después de todo, yo escribo por dos razones: para complacerme a mí mismo y para complacer a otros. Y volviendo a la novela, confío haber conseguido ambas cosas”

Querido lector, si te gustan las ficciones apocalípticas, te recomiendo esta. Yo no veo la televisión y tal vez por ello lea estas cosas en tiempos de pandemia, y siga frente a mi teclado en un subterráneo escribiendo historias de ciencia ficción.

¿Te gustan las novelas de terror?

¿Crees que las distopías acaban haciéndose realidad?


¿Te gustan las distopías? En el blog comento más sobre ellas.


Deja un comentario