La mitad oscura de Stephen King.

la-mitad-oscura

¿Crees que un escritor puede evadirse tanto como para que sus personajes cobren vida?

Ser escritor conlleva una doble vida. Bueno…, eso pienso yo. Cuando escribo olvido quién soy. Percibo que el señor que está delante del procesador de textos tecleando no soy yo.

Me encuentro inmerso en una extraña catarsis de difícil control, como cuando te duermes y comienzas un sueño en el que no eres amo de tus actos.

En ocasiones, cuando me preguntan cómo ideo las historias, no cuento todo esto; si lo hiciera tal vez no me creerían. Pienso que lo tomarían como una forma vanidosa de definir una simple afición.

Porque realmente, escribir es eso: una forma de pasarlo bien. Es cierto que debes esforzarte, ponerte delante del papel en blanco y comenzar esa carrera. Al principio te duelen los musculos pero luego…,disfrutas.

Pero, ¿qué sucedería si el señor que teclea con tus manos crea argumentos que no son los que tú mismo esperabas?

la-mitad-oscura-bipolaridad-del-escritor
La bipolaridad del escritor.

No me refiero a encontrar esa senda ignota que en muchas ocasiones creamos en los relatos, sino al hecho de escribir cosas que en realidad no deseas.

Como lector nunca me he preguntado estas cosas, ahora bien, como escritor he de reconocer que en bastantes ocasiones no escribo lo que tenía pensado.

¿Y si te sales del guión previsto, y comienzas a sospechar que el que escribe es muy distinto a ti? 

¿Qué ocurriría si tuvieras éxito con una novela que no es lo que tú querías escribir, aunque sea oscura y depravada?

Pensaríamos: “Qué más da todo esto, si al fin y al cabo, eres tú quien está delante del teclado y recibes los cheques por las ventas de tus novelas”.

Estas son las cuestiones que se abordan en «La mitad oscura». 

El personaje principal es un escritor con tres novelas sin mucho éxito. Luego, bajo un pseudónimo llamado Stark, comienza a escribir relatos de terror, y el propio Stark empieza cobrar vida a través de las novelas.

La mitad oscura es una novela de terror de corte psicológico.

El título lo encontré referenciado en el prólogo de «Las dos después de medianoche» de Stephen King. En uno de los relatos de esta novela (Ventana secreta, secreto jardín) el personaje principal también es un escritor en apuros ante la posibilidad de un plagio.

La idea de la bipolaridad en un escritor siempre me ha cautivado, e indudablemente La mitad oscura aborda este tema como argumento central.

En todo momento tuve la sensación de que el personaje principal, Thad Beaumont, y el autor, eran la misma persona. De hecho Stephen King publicó varios títulos bajo un pseudónimo, lo mismo que ocurre durante La mitad oscura.

Thad es un tipo normal, con mujer e hijos, pero comienza a experimentar un fenómeno extraño en relación con Stark, su pseudónimo y creador de las novelas de terror. Hay un vínculo muy fuerte entre ellos que está sustentado en su propio pasado. Algo similar a esos miedos que guardamos desde niño, y que de adulto renacen para recordarte que no estás solo.

Si te gusta el terror psicológico, esta novela te atrapará. Querrás pasar cada página de sus capítulos y entender cómo determinados fenómenos se pueden dar en la vida real. Sentirás que el propio Thad (que mi me parece el mismísimo King) está atrapado sin poder escapar de sí mismo, de sus miedos y contradicciones.

Creo que todo escritor, dentro de su soledad, entra en esa habitación solitaria y comienza a crear historias, y cuando despierta, se da cuenta que no es él quien las escribe.

Es alguien que está dentro de su cabeza recopilando como una hormiguita todas aquellas experiencias que la conciencia va retirando a ambos lados del camino de la racionalidad.

A esa persona que ocupa tu escritorio y escribe tus novelas, puedes llamarle si quieres con otro nombre: un seudónimo. Pero en ocasiones debes de tener precaución, porque tal vez no sea un tipo agradable.

En la propia novela de Stephen King se celebra un funeral ficticio donde el epitafio dicta: “No es un tipo muy agradable”, en referencia a Stark: el seudónimo de nuestro escritor en cuestión.

¿Qué harías si el autor de las novelas, tu pseudónimo, fuera un tipo perverso?

Teniendo en cuenta que él es quien logra el éxito para tí, el que consigue tus ingresos.

¿Crees que un escritor puede evadirse tanto como para que sus personajes cobren vida?

o tal vez simplemente crees que todos los escritores estamos un poco locos…

¿Te gustan las novelas de terror psicológico?

Otras novelas en el blog. ¡Espero tus comentarios!



Deja un comentario