Remedio para melancólicos, de Ray Bradbury.

Abre la puerta, escucha, siente, palpa, saborea: tienes entre tus manos «Remedio para melancólicos».

No esperes que todo se te dé hecho. Tienes que poner de tu parte como en cualquier actividad se precisa un poco esfuerzo, pero puedes estar tranquilo Bradbury te guiará por las playas, los montes, y los caminos; te llevará desde Waukegan a Marte.

Porque…, me pregunto ¿quién fue el primer hombre que viajó a Marte? 

Con su familia o con media humanidad, creo que fue Ray Bradbury, allá en los años cincuenta, antes incluso de que lo hiciera Amstrong a la luna.

Ponte cómodo y disfruta de esta antología de cuentos. El mago de las palabras hará el resto por ti. Podrás apreciar que los sueños pueden hacerse realidad, que nadie tiene derecho a quitarnos la libertad de creer en ellos.

«Remedio para melancólicos»: veintidós cuentos de ciencia ficción, fantasía y algo de terror, todos de muy variado corte e ideología. 

Hay un par de ellos que podrían haber formado parte de sus magníficas «Crónicas marcianas» y otro par están ambientados en Irlanda, donde escribió el guion para la película Moby Dick.

Estos son los relatos de «Remedio para melancólicos» y un breve comentario:

En una estación de buen tiempo.

Un homenaje a Picasso. Un sueño hecho realidad que por unos instantes se desvanece, pero queda en nuestra memoria.

El dragón.

El temor ante una bestia que recorre los campos con su fuego matando a todo el que se interpone en su camino. Al final del cuento sabremos de quién se trata.

Remedio para melancólicos.

¿Qué enfermedad tenía la pequeña que ningún médico encontraba su dolor? 

Poner al enfermo en la puerta de la casa, a la intemperie, no parece la solución…

El fin del comienzo.

Qué es un hombre sino el eslabón de una cadena milenaria. Qué piensa ese minúsculo ser cuando sus semejantes viajan a otros mundos en un cohete por el espacio.

El maravilloso traje de helado de vainilla.

Imagina un traje que consigue la mejor versión de ti. Ah, pero es muy caro, deberas compartirlo con tus amigos.

Sueño de fiebre.

Ese trance extraño y doloroso que sufre un niño enfermo con fiebre. ¿Qué hay de verdad en sus pensamientos?

La componedora de matrimonios.

Qué relación tiene la cama donde duermes con tu pareja cuando también fue la de tus antepasados.

El pueblo donde no baja nadie.

Viajas en un tren y decides bajar en esa estación que nunca hay nadie porque está perdida en medio de la nada. Y entonces encuentras a alguien que lleva esperándote toda su vida.

El aroma a zarzaparrilla.

Ese olor de juventud que nos lleva a imaginar que todo puede ser igual años después. Solo hay que cruzar una ventana, y por supuesto creer en ello.

Ícaro Montgolfier Wright.

Recuerdo a los inventores del globo aerostático.

La peluca.

Amor y desamor. Una peluca no lo puede remediar.

Eran morenos y de ojos dorados.

¿Cómo se vivirá en Marte? ¿Se adaptarán los seres humanos a aquel planeta? 

La sonrisa.

Un homenaje a la sonrisa de La Mona Lisa.

La primera noche de cuaresma.

Relato relacionado con la estancia de Ray Bradbury en Irlanda. Conocer la psicología de su chófer fue todo un acierto.

Tiempo de partir.

La aventura absurda de un hombre que todavía cree es historias de chiquillos.

Todo el verano en un día.

Supongamos un planeta donde el sol solo sale un día cada siete años.

El regalo.

Cuando el regalo de Navidad de tu hijo se tiene que quedar en el aeropuerto antes de partir.

El gran choque del último lunes.

Tal vez no pueda parecer absurdo, pero en los caminos de Irlanda, bajo la espesa niebla se producen colisiones.

Los ratones.

La vida de una singular vecindad.

La costa en el crepúsculo.

Un cuento sobre una sirena. Dos hombres regresan años después donde la encontraron.

La ventana de color fresa.

Cuando viajemos a Marte tal vez no podamos llevarnos todas nuestras pertenencias y queramos regresar.

El día que llovió para siempre.

En un hotel en medio de la nada donde nunca llueve, llega una mujer con un arpa. Su música cambiará todo.

Querido lector, necesitamos creer, viajar, aventurarnos. En estos relatos Ray Bradbury expresa la magia de lo increíble, el anhelo del viajero, bien sea en un cohete, en un globo o en un desierto.

Espero que disfrutes con su lectura, yo no puedo por más recomendartelo.

Si deseas saber más sobre Ray Bradbuy este es un buen artículo.

Otras novelas de Ray Bradbury:

Zen en arte de escribir.

El árbol de las brujas.

El hombre ilustrado

Roog y otros cuentos, de Philip K. Dick.

¿Te gustaría ver a través de los ojos de otro ser humano, o de otra criatura?

¿Te sorprenderías al vivir lo que otros escribieron décadas antes?

Tal vez la ciencia ficción sea de locos, pero admitamos que el mundo ya lo está. Entonces, ¿porqué no inventar alguno de esos ingenios que no existen?

Querido lector, muchas de estas cuestiones se hallan en «Cuentos I», de Philip K. Dick.

La motivación principal del autor fue el intento de meterse en otra persona o en otra criatura, experimentar cómo ve cualquier ser humano los hechos a través de una mente distinta.

Es sin duda uno de los principales fundamentos de la obra de Philip K. Dick: descubrir los sentimientos en los ojos de sus personajes, sean humanos extraterrestres, o simples animales, como ocurre en «Roog», uno de sus cuentos con más repercusión pues se ha llegado a exponer entre los alumnos de secundaria.

Philip K. Dick es un autor de ciencia ficción que trata de llevarnos a ese terreno en el que nuestro entendimiento es más vulnerable; para ello no necesita argumentar con el conocimiento de grandes inventos. Nos conduce a situaciones que por muy extravagantes que pudieran parecer son perfectamente reales para una mente abierta al género de la ciencia ficción.

Los relatos están escritos entre 1951 y 1952. Muchos de ellos son extraordinarias ideas adelantadas a su tiempo, que han servido como argumento de películas. 

Son 25 cuentos que hablan sobre la represión, la locura, la religión, la muerte y la naturaleza.

Estabilidad. 

Sociedades controladas por máquinas para conseguir la estabilidad de la población.

Roog.

La visión de un perro cuando los barrenderos van a la casa de sus amos a recoger la basura. Un cuento que muestra la angustiosa percepción de un animal ante unos hechos que para los seres humanos son irrelevantes.

La pequeña rebelión.

Un conjunto de soldados de juguete comienzan una rebelión. La relación entre un soldado de plomo con vida y un niño. Un argumento muy similar al de las película publicada treinta años después: «Toy Story».

Más allá se encuentra el wub.

El wub es una criatura extraña, de otro planeta con la capacidad de leer las mentes. Es sacrificado y guisado para comer; entonces la carne pasa a formar parte de los pensamientos de sus raptores.

El cañón

Un cañón con vida propia, que después de un cataclismo sigue defendiendo el planeta donde ya no hay contendientes.

La calavera.

Salto en el tiempo. El personaje busca a un profeta y encuentra una calavera muy singular…

Los defensores.

Un mundo devastado por las guerras donde los robots se engaran de restarurar el orden mundial.

La nave humana.

Los hombres siguen haciendo la guerra en el futuro. Para remediarlo inventan una nave con cerebro humano que proporcionará una posibilidad de crear un mundo nuevo en paz.

Flautistas en el bosque.

Los seres humanos caen bajo el influjo de unos colonizadores que conseguirán convertirles en plantas.

Los infinitos.

La tripulación de una nave se ve afectada por una radiación que provoca una progresión mental muy superior a la que tienen las personas.

La máquina preservadora.

Un ingenio, una máquina que conserva la música en forma animal, pero al estar en libertad se convierten en partituras salvajes.

Sacrificio.

Lucha entre especies. Hormigas eliminado a las personas. Aranas advirtiendoles del ataque.

El hombre variable.

Año 2136. La Tierra lucha contra Centauro. Una odisea donde encontramos viajes en el tiempo y un hombre del pasado que lo cambia todo.

Sorprendente relato en el que vemos cómo la evolución tecnológica y la especialización en el conocimiento ha llevado a la humanidad a la inoperancia colectiva.

La rana infatigable.

Afrenta entre dos profesores para demostrar sus propios argumentos en un curioso experimento.

La cripta de cristal.

Marte y Tierra están en guerra. Unos terroristas ingenian un invento para hacer desaparecer una ciudad dentro de una bola de cristal.

La vida efímera y feliz de un zapato marrón.

De cómo un zapato puede cobrar vida a través de un experimento.

El constructor.

Un hombre construye un barco en el jardín de su casa sin saber porqué. Todo cobrará sentido cuando llueva líquido negro.

El factor letal.

Un viaje en el tiempo hacia el futuro donde los resultados no serán halagüeños.

La paga.

Otro experimento del gobierno para controlar el futuro con una máquina del tiempo.

El gran C.

Una máquina postapocalíptica responde las preguntas de una tribu.

En el jardín.

Ella tiene un pato. Lo cuida en el jardín y le tiene mucha estima. Cuando se queda embarazada, él decide deshacerse del animal. Ella siente un gran desasosiego y comienza a criar el hijo en el jardín, como a su querido pato.

El rey de los elfos.

Para un humano convertirse en un elfo de un día para otro no es fácil. Todo comienza cuando hizo una buena acción.

Colonia.

Una colonia encuentra un planeta donde aparentemente no hay ningún virus, tampoco hay animales ni plantas. Pronto descubrirán por qué…

La nave Gaminedes.

En plena guerra entre la Tierra y los gaminenes, se experimenta con una máquina que se supone que te traslada a través de las galaxias pero realmente lo hace a través del tiempo.

La niñera.

Todos los niños tienen una niñera: un robot que los cuida y atiende. Ni ellos imaginan como sería el mundo sin estas niñeras. Todo cambia cuando aparecen nuevos modelos que compiten con los antiguos.

Querido lector, muchos de estos relatos son el germen de grandes descubrimientos del futuro, algunos de ellos se han llevado a la gran pantalla décadas después. 

Philip k. Dick fue un visionario.

Entre sus notas, al final de este libro, podemos encontrar cómo se gestó este gran novelista.

En una de ellas y haciendo referencia al cuento de «Roog», dice: 

“¿Qué idea tendrá un perro del mundo? Es obvio que no lo ve como nosotros lo vemos. Ha desarrollado un complejo sistema de creencias, una visión del mundo radicalmente distinta de la nuestra, pero a partir de unas bases completamente lógicas, apoyadas en la evidencia».

¿Te gustan las novelas de Philip K. Dick? 

En el blog comento otras de este autor:

«El hombre en el castillo».

Ubik.

Suscríbete y recibirás las entradas de este blog.


«Trece monos», un libro de relatos de César Mallorquí.

¿A quién no le gusta que le cuenten un cuento?

El cuento ha sido desde siempre el primer género narrativo, y sin embargo qué poco valorado está.

Debemos reconocer que en los relatos cortos se condensan las ideas y se eliminan los pasajes en pro de la historia, de la propia idea. 

Si no tienen la aceptación entre el público en general, supongo que será porque los lectores no gustan de muchos cambios de argumentos en mismo volumen, o bien, si la historia es buena, querrán disfrutar de ella durante muchas más páginas.

En cualquier caso, los relatos cortos son la esencia de muchas historias que acaban convirtiéndose en grandes novelas y César Mallorquí es un gran contador de historias, un narrador excelente. 

«Trece monos», de César Mallorquí es un libro donde encontramos una antología de trece relatos de fantasía y ciencia ficción.

«Decimoquinto movimiento», premio Ignotus 1999.  

Una singular partida de ajedrez donde el tiempo y las piezas cobran una dimensión muy distinta a la que conocemos.

«Virus». 

Fábula digital sobre el arte y los artistas. 

«Cuento de verano». 

Este relato lo escribió para conmemorar el centenario del nacimiento de Charles Dickens. Una historia donde la premisa es: ¿qué pasaría si los fantasmas de Cuento de Navidad se confundieran de persona y época?

«El regalo».

El diablo ofrece un regalo el día de Navidad. Un cuento corto con un final inesperado muy original.

«El muro de un trillón de euros».

Una mirada a la Europa futura desde el punto de vista de la tercera edad.

«Fiat tenebrae».

Cuento inspirado en las teorías del filósofo jesuita Teilhard de Chardin, sobre la evangelización de otros mundos o galaxias.

«Trece monos», un libro de César Mallorquí.

«La isla del cartógrafo».

Una historia de amor e islas imaginarias.

«Ensayo general».

Cuento de Navidad donde todo es igual y distinto a la vez.

«El jardín prohibido».

Una historia que César Mallorquí había escrito hacía años, cuyo argumento fue muy parecido a dos películas que salieron a la luz antes de que él lo publicara: «El sexto sentido» y «Los otros».

«Océano».

Una historia que se basa en “los algoritmos genéticos”: la teoría que supone que la inteligencia artificial puede surgir de un caldo de cultivo de internet. 

Este relato es la primera versión para su novela «La estrategia del parásito». (enlace interno).

«Cien monos».

Sátira sobre el universo de Borges. ¿Podrían cien monos con cien máquinas de escribir crear una obra como el Quijote si tuvieran toda la eternidad para de forma aleatoria teclear el texto?

«Todos los pequeños pecados».

Un cuento de Navidad sobre los pecados y la redención.

«Naturaleza muerta».

Es una novela corta. Una distopía futurista que se centra en uno de los temas del género más fascinante: el contacto con el “otro”, el alienígena, y la posibilidad o no de la comunicación.

Un epílogo da respuesta y sentido a el libro de «Trece monos», de César Mallorquí:

Cuentan las leyendas que, cuando el califa Zayerd Ibn Abdullah, soberano de Uqbar y comendador de los creyentes, ordenó sacrificar a cien monos que había empleado para cierto experimento a medio camino entre el azar y la literatura, sus sirvientes no cumplieron del todo con tal requerimiento y trece monos se fugaron y ocultaron en unas ruinas de una vieja mezquita y allí escribieron cada uno de ellos un relato consiguiendo un éxito editorial”.

Creo que es una buena selección de relatos, un buen ejemplo de que la ciencia ficción bien narrada es muy entretenida.

«El regalo» fue el que más me gustó por el desenlace final. 

«Océano» me atrajo por su temática. El control que la inteligencia artificial puede ejercer sobre los seres humanos es un argumento que ciertamente me obsesiona, no en vano es el tema central de mi novela: «El sueño de Gark».

¿Te gustan los relatos de ciencia ficción?

En mi blog puedes encontrar sugerencias.

¿Me recomiendas alguna obra de César Mallorquí?

A la deriva en el mar de las lluvias y otros relatos de ciencia ficción.

A la ciencia ficción se la suele relacionar con un género frío y tecnológico. 

Como veremos en «A la deriva en el mar de las lluvias y otros relatos» no es así.

Las relaciones sociales se ven nítidamente representadas en cada una de las historias en este compendio de relatos.

Los escenarios que nos plantea este libro ponen en cuestión dichas relaciones, llevándolas a un plano donde el lector se sentirá fuera de su zona de confort.

Como en todas las disciplinas, entre los autores del género, hay diferentes formas de entender la ciencia ficción. Creo que a través de sus relatos cortos podemos acercarnos a ellos y apreciar el estilo de sus textos.

Las obras galardonadas por la Asociación de escritores de ciencia ficción y fantasía de Estados Unidos (SFWA) son una buena referencia para seguir a estos grandes autores.

En estos relatos de ciencia ficción podemos apreciar la facilidad con la que nos adentramos en las historias que nos proponen. Tan solo en un par de párrafos el lector se encontrará inmerso en los mundos que proponen sus creadores.

La antología que nos presenta Mariano Villarreal bajo el sello editorial Sportula (enlace externo) es una buena muestra de ello.

Nos encontramos ante una gran selección de relatos de ciencia ficción: un premio Nebula 2013, dos premios Hugo 2010 y 2014, y un British Science Fiction 2012.

La cubierta del libro es muy sugerente, no en vano es obra de una gran diseñador: Alex Popescu, conocido por colaborar en películas como Prometheus o Piratas del Caribe.

Este volumen cuenta con ocho relatos de ciencia ficción de diferente estilo y temática.

«La señora astronauta de Marte», de Mary Robinnette Kowal.

Es una historia sobre el progreso de la humanidad en la conquista del espacio pero llevado desde una visión muy cercana en las relaciones familiares. La autora propone la disyuntiva de elegir entre una relación sentimental y el conocimiento de nuevos mundos en los viajes espaciales.

«Algoritmos para el amor», de Ken Lui.

Versa sobre la relación del ser humano y la inteligencia artificial. Aunque parezca un tema un tanto manido, en este relato está expresado de una forma muy dinámica. Nos preguntamos: «¿Qué haremos cuando la inteligencia artificial entienda nuestros sentimientos mejor de lo que lo hacen nuestros congéneres?»

«Frigonovia», de Will McIntosh. 

Un relato que nos plantea la vida después de la muerte. Relaciones de amistad y amor con personas que se encuentran en un estado de semivida. Una historia que recuerda a «Ubik», de Philip K. Dick. (enlace interno)

«Regreso a casa», de Mike Resnick.

Emotivo relato que versa sobre las relaciones entre padres e hijo cuando este decide mutar de especie. La incomprensión ante un hecho realmente extraordinario.

«La verdad de los hechos, la verdad del corazón», de Ted Chiang.

Ciencia ficción especulativa sobre nuevas tecnologías que mejoran la percepción de nuestros recuerdos pero deterioran las relaciones sociales.

«Si fueras un dinosaurio, amor mío». Rachel Swirky.

Es un cuento que mezcla la fantasía y la ciencia ficción en clave de amor.

«La Amaryllis», de Carrie Vaugh.

Un relato que nos muestra el difícil equilibrio entre la ecología y la supervivencia humana.

«A la deriva en el mar de las lluvias», de Ian Sales.

Una odisea en el espacio: una expedición con base en la luna regresará a la Tierra bajo la sospecha de una tercera guerra mundial y la posibilidad de un futuro alternativo. 

Este relato me recordó a una de mis novelas: «El Carámbano rojo», no en vano aparecen los soviéticos gobernando el mundo.

De todos, el que más me conmovió fue «Regreso a casa», de Mike Resnick. Percibir la incomprensión de un padre hacia su hijo en las condiciones que se plantean me pareció turbador. Entender que el amor puede superar esa incomprensión, me agradó. Verlo desde la perspectiva futurista que nos ofrece el autor creo que es una genialidad.

Así pues, querido lector y amante de la ciencia ficción, te recomiendo esta antología.

¿Te gustan los relatos cortos de ciencia ficción?

¿Recomiendas alguno?


Criaturas fantásticas. Los libros de Neil Gaiman.

Los relatos cortos son la esencia de las novelas. ¿Dónde he leído yo esta frase? 

En muchos casos una novela comienza por un relato, luego crece o no, pero en cualquier caso es una buena manera de ejercitar la imaginación, de afinar con las palabras justas, y llegar a los lectores.

De hecho mi última novela, «El Carámbano rojo», comenzó como una serie de relatos cortos que fui publicando semanalmente en un blog. Un joven universitario sale de su casa el día que comienzan las clases, y a partir de ahí, construí una ucronía ambientada en Madrid.

Cuando comencé a escribir no tenía idea a dónde iba a llegar. Al ver que mi personaje cogía fuerza, continué y poco a poco la historia se convirtió en una novela. Ocurre en muchas ocasiones: las novelas surgen de un compendio de relatos.

Desde hace unos meses me he decido a leer relatos cortos como una forma de aprendizaje para escribir una antología.

Fue así como un día tropecé con un libro de Neil Gaiman: Criaturas fantásticas.

Es una edición que se está distribuyendo en los colegios: una antología con muy buenos relatos de fantasía y ficción; todos ellos escritos por grandes autores que colaboran en la creación literaria orientada a los jóvenes gracias a una asociación sin ánimo de lucro.

Tanto en la cubierta de la novela como las ilustraciones interiores son atractivas. Tienen ese toque siniestro que atraen a los lectores ávidos de historias fantasiosas. Antes de cada capítulo, Neil Gaiman nos presenta al autor haciendo referencia a su obra y al relato que vamos a leer.

El museo de historia Antinatural presenta: Criaturas fantásticas. Neil Gaiman

Las historias  cuentan con la agilidad y el ritmo que gustan a los lectores. Podrás comprobar la verdadera potencia del relato corto. Podrás apreciar cómo en el primer párrafo te trasladarán a los mundos que proponen sus autores. En ellos encontrarás viajes en el tiempo, situaciones inverosímiles y criaturas increíbles: un grifo, un hombre lobo o un pájaro solar.

Nos encontramos ante una novela enciclopédica, donde se aglutina la experiencia y el buen hacer de autores en pro de futuras generaciones de escritores en colaboración con una plataforma sin ánimo de lucro: www.826dc.org.

Los autores que intervienen en «Criaturas fantásticas» antología son:

Boucher, Anthony, seudónimo de William Anthony Parker White. Fue escritor de ciencia ficción y primer traductor al inglés de Jorge Luis Borges.

Davison, Avram. Cultivó toda clase de géneros, desde ciencia ficción hasta novelas de detectives. También ucronías.

Delany, Samuel R. Ha escrito numerosos libros galardonados con diversos premios de ciencia ficción y fantasía. Es miembro del Salón de la Fama de la Ciencia Ficción.

Gaiman, Neil. Es autor de multitud de novelas y relatos cortos, incluyendo Coraline y El libro del cementerio, única novela premiada con las Medalla Newbery y Carnegie. También ha sido galardonado con los premios Nebula y Hugo.

Hopkinson, Nalo. Es una escritora premiada con un World Fantasy Award y editora de diversas antologías.

Jones, Diana Wynne. Fue escritora británica de fantasía y ciencia ficción. Ganó un World Fantasy Award por los logros de una vida en 2011.

Niven, Larry. Es autor de muchas obras de fantasía y ciencia ficción , incluyendo la novela Mundo Anillo.

Okorafor, Nnedi. Es escritora de novelas juveniles, galardonada con un World Award en 2010.

Yu, E. Lily. En 2012 recibió el Premio John W. Campbell a la mejor escritora novel.

Peter S. Beagle escritor tanto de ficción como de no ficción. Recibió un World Fantasy Award en 2011.

Otros autores: Stockton, Frank R. Wilson, Gaban, Headley, Maria Dahvana

De los relatos del libro de Neil Gaiman, «Criaturas fantásticas», el que más me gustó fue el de Peter S. Beagle, «Ven, Lady Muerte»:

Hagamos una gran fiesta e invitemos a Muerte, con la incertidumbre de conocer a quién se llevará.

Su introducción dice así: «Pensé que debíamos terminar con la más natural de todas las criaturas antinaturales. Y es que la Muerte es una de las cosas más naturales que existen…, aún cuando se trate de una mujer*».

*La premisa de este relato se basa en un equívoco sobre si la Muerte es un concepto masculino o femenino, ya que en los sustantivos ingleses no existe la diferenciación de género que sí tenemos en el castellano.

¡Disfruten, señores lectores!

¿Te gustan los relatos cortos de fantasía y ciencia ficción?

Si te gustan las novelas de ficción o fantasía, aquí comento otras obras.


Lo mejor de «Isaac Asimov Science Fiction Magazine».

¿Cómo encontrar buenas novelas de ciencia ficción sin que ningún buscador de internet te lo recomiende?

Perdón, arañita, sé que eres buena, pero a veces me gusta andar al libre albedrío.

Hace unas semanas fui a la ciudad. Allí, mientras circulaba con el coche, vi unas casetas, justo donde otros años se celebraba la feria del libro. Un lugar de buenos recuerdos, en el que yo mismo firmé mis novelas. Decidí acercarme y echar un vistazo.

No era la feria del libro, pues estaba suspendida por una pandemia, pero había tiendas de libros, la mayoría de segunda mano.

Me gasté veinte euros en cinco libros de ediciones de bolsillo. Esto lo digo porque he oído en más de una ocasión que los libros son caros.

Uno de los libros fue:

Science fiction magazine

Lo que más me gusta de estas librerías es encontrar lo que no busco. Para lo que busco ya se ocupa nuestro amigo Google que es muy eficaz. Lo es tanto que pronto acabaremos en un mundo distópico parecido al de mi novela: «El sueño de Gark». (Si te gustan las historias de ficción sobre el control social, ya sabes ;D)

Ahora bien, cuando camino por el mundo real e indago entre multitud de libros, también sé, en cierto modo, lo que busco. Lo atractivo es encontrar lo que no espero. 

En este caso tropecé con una recopilación de los mejores relatos publicados en la revista Isaac Asimov Science Fiction Magazine.

Muchos de ellos galardonados en los premios Nébula y Hugo de la asociación de ciencia ficción norteamericana.

Este volumen en concreto tiene seis relatos. Sus autores son: Leigh Kennedy, Greg Bear, Lucius Shepard, Gardner Dozois, Connie Willis y Ocatvia Butler. 

Pertenecen a la gloriosa generación de escritores de ciencia ficción de los años 80, una época donde se generaron multitud de ideas que luego se llevaron al cine.

Los relatos son de distinto corte, pero en todos ellos hay un denominador común: la capacidad de sus autores para trasladarnos en pocas líneas a esos mundos tan lejanos de nuestra realidad. 

En ellos encontrarás una prosa ágil no exenta de futuras reflexiones, muchas de ellas premonitorias, que luego hemos descubierto en la ciencia ficción del siglo XXI: es aquí donde reside su genialidad.

Science fiction magazine

Este volumen tiene seis relatos:

«El fin de la vida tal y como la conocemos» de Lucius Shepard

Es un relato sobre una pareja para la que nada puede ser como antes. Destacó su desarrollo argumental, la maestría del autor para introducirte en una historia donde una pareja hace un viaje para darse una última oportunidad antes de separarse. Un argumento sencillo pero muy bien llevado.

«El apaciguador», por Gardner Dozois.

La historia de un niño que se sentía responsable de una catástrofe. Premio Nebula 1983. Apreciamos un ambiente apocalíptico y un final inesperado.

«Servicio de vigilancia», por Connie Willis.

Imaginemos que en tu trabajo de fin de carrera te destinan al bombardeo de Londres para la prevención de incendios. Una gran idea, una ficción ambientada en la segunda guerra mundial. Premios Nebula 1982 y Hugo 1983.

«Su cara peluda», por Leigh Kennedy.

Sobre los desórdenes emocionales que provoca en su instructor una brillante orangután que quiere llegar a ser best sellers. La psicología humana ante la evolución animal, con un final muy bueno.

«Lucha cruenta», por Greg Bear.

Un conflicto de dimensiones cósmicas entre dos especies evolucionadas en épocas diferentes del universo que se enfrentan como enemigos. Es un relato de lectura compleja que enfrenta nuestra capacidad de imaginación. Premio Nebula 1983.

«Hijo de Sangre», por Octavia Butler.

La historia de un grupo de hombres criados como ganado por extraterrestre que los utilizan como huéspedes de sus huevos. Premios Nebula 1984 y Hugo 1985.

Los que más me gustaron son: «Su cara peluda» e «Hijo de sangre», por su concepción psicológica de los hechos. 

Siempre me ha cautivado enfrentar al ser humano ante pruebas de difícil resolución.

En especial destaco «Hijos de Sangre», de Butler. Sientes el puro escalofrío de verte subyugado por una especie superior a la humana, percibes la exclavitud, te cuestionas si también los seres humanos hacemos lo mismo con el mundo animal. Es terrorífico, y recuerda a los alienígenas que años después se llevaron a la gran pantalla con Aliens.

Señores lectores, leer estos relatos nos aporta la visión que tenían en aquellos años los autores del género. 

Por cierto, llevo buscando este libro un buen rato en internet y Google no lo encuentra. 

La editorial Martínez Roca la compró hace unos años Planeta y tal vez esté descatalogado.

¿Te gusta comprar libros de segunda mano?

¿Has leído algún premio Hugo o Nebula?

Visita el blog: Novelas de Ciencia ficción, fantasía y terror.

Escribo ciencia ficción. Estas son mis novelas.