Lector cero.

Lector cero. Primer borrador de una novela.

Lector cero

¿Qué es un lector cero y cómo elegirlo?

Hace unos días una compañera me dijo que era una de mis lectores cero. Sorprendido, le pregunté cómo podía ser tal cosa, si bien sabía que no lo era. Me respondió que, como no había leído ninguna novela mía, era lector cero: cero novelas.

Bromas aparte, me gustaría resaltar la importante labor que representan los lectores cero en la creación de una novela.

Un lector cero es un compañero, amigo, conocido al que le entregas el texto en formato borrador.

Es la persona de la que esperas sus comentarios, objetivos o subjetivos sobre tu futura creación.

Como escritor he percibido en esta aportación una visión fundamental en el proceso creativo. Los escritores somos subjetivos con nuestros textos, y es meridianamente cierto que, cuatro ojos ven más que dos.

Mi plantilla de lectores cero ha ido variando en el tiempo.

En mi primera novela, Serendipias, solo tuve un lector cero, y fue por el propio interés que una amiga había tomado en la novela, más que por el hecho de que yo fuera consciente de lo necesario que era.

En mi segunda novela, El sueño de Gark, tan solo año y medio después, fueron cuatro los lectores cero y en la tercera, El Carámbano rojo, fueron cinco.

Sé que elegí a mis colaboradores de una forma un tanto subjetiva, pero durante este tiempo he podido testear la propia profesionalidad de sus comentarios, sin que sus valoraciones, positivas o negativas, me afecten en dicho proceso.

Para la elección de un buen lector cero, uno de los requisitos necesarios es que sean lectores.

Es evidente que cuanto más se lee, mejor se puede entender a un escritor, y valorar su obra.

En mi caso en concreto, procuro que sean de profesiones distintas, y a ser posible que no se conozcan entre ellos, aunque en algún caso puedes aprovechar las ideas que generan un par de lectores de forma conjunta como si se tratara de un brainstorming sobre tu novela.

Si eres escritor, deberías utilizar esta herramienta, sin preocuparte en exceso de las distintas interpretaciones.

Cada lector es distinto y percibe cosas diferentes en una misma obra artística; si recibes más de un comentario con la misma apreciación, tómalo en cuenta. En cualquier caso tú eres el autor y tienes la última palabra.

Los escritores noveles solemos amar a ultranza nuestros textos y desconfiamos de todo aquel que pone los ojos en ellos.

Lector cero profesional.

No debes descartar acudir a un profesional del ramo. Durante los últimos años he encargado esta tarea a personas que no eran capaces de valorar objetivamente las novelas. Necesitas a alguien que te muestre los errores y las virtudes de una forma objetiva, que te entregue un comentario de texto completo, y esto requiere experiencia y dedicación. Es una inversión que hay que plantearse.

Te recomiendo Autorquía como una buena referencia para estos servicios.

Piensa que una obra literaria es un legado que quedará para siempre. Tu novela debería salir al mercado en las mejores condiciones. Un lector profesional es una buena inversión; encontrar a alguien que supla sus servicios es muy difícil.

Lector ideal.

Relacionado con el lector cero, existe la figura del lector ideal. Según se menciona en Mientras escribo, de Stephen King, es una figura fundamental que seguirá de cerca tu borrador; es la persona para la que escribes y que, con cariño y objetividad, te dirá en todo momento qué es lo que ve en tus escritos. En el caso de S. King, es su compañera sentimental, profesional relacionada con el tema en cuestión.

“Los lectores cero son muy recomendables. Cinco o seis personas de confianza. Si consultas a la gente indicada (y aceptan leer tu libro), te enterarás de muchas cosas. Si tiene sentido lo que oyes, haz los cambios. No puedes dejar que participe todo el mundo en tu relato, pero sí la gente más importante”.

Stephen King

Un último consejo: cuida de tus lectores cero, lo merecen. Entregales el borrador bien revisado, sin faltas de ortografía. Sé paciente y espera sus comentarios.

Cuando hayas tu novela, tendrás la satisfacción de dedicarles un ejemplar: un momento muy emotivo.

¿Conoces la figura del lector cero?

Como lector, ¿Te gustaría ser un lector cero?

Com escritor, ¿Has contratado alguna vez los servicios de un lector cero?

En esta sección puedes encontrar otros artículos relacionados con el proceso creativo.

Estos son magníficos consejos para escribir una novela, de la mano de Stephen king.

Suscríbete a mi blog y  recibirás los artículos.

¡Compartiremos Ciencia ficción!

4 opiniones en “Lector cero.”

  1. Yo, suponía más, que sabía que cuándo se escribe una novela el escritor va pidiendo opinión a alguien cercano, que con más o menos acierto hacía una crítica, a ser posible constructiva, con la que se va puliendo el texto . Pero no tenía Nini des que a eso se le llamaba lector cero. Ay qué ver!! Lo que aprende una todos los días

    1. Muchas gracias por tu aportación. En el artículo se habla de escritores de cierto renombre actuando como lectores cero de sus compañeros de profesión. En el caso de los escritores noveles esta opción es casi imposible. Soy lector cero de compañeros que tienen alguna novela publicada. Mi experiencia es que cada lector es distinto y en sus comentarios encuentras ópticas dispares, subjetivas, pero valiosas. Un saludo.

Deja un comentario