El gran Gatsby. Resumen.

El gran Gatsby cayó en mis manos gracias a una recomendación que encontré en las redes sociales.

El título me era muy familiar; recordaba haber visto la película, me refiero a la última versión protagonizada por Leonardo di Caprio, de ella guardaba un vago recuerdo, parecido a una producción hollywoodiense donde el personaje principal evocaba una interpretación similar a la de Titanic.

Habían transcurrido unos años desde entonces y ahora tenía el libro en mi escritorio.

El gran Gatsby Resumen.

Nos hallamos en los años 20, en EEUU, después de la gran guerra o primera guerra mundial. La historia transcurre en Long Island, bajo el ambiente de una sociedad de ciudadanos ricos pertenecientes a la generación perdida.

La novela está narrada en primera persona por un tal Nick, que inevitablemente, evoca a Francis Scott Fizgerald.

Fizgerald narra la vida de Gatsby, un personaje singular que ha forjado su destino tras ser condecorado en Europa. ¿Cómo ha conseguido la gran fortuna que le permite tener una mansión y dar fiestas donde muchos de los asistentes no han sido invitados?

Es un misterio que forma parte del propio personaje.

Nick es su vecino, y poco a poco entenderá porqué Gatsby se ha instalado en aquella mansión: Daysi, la prima de Nick es la razón, una mujer casada con un hombre que atesora una gran fortuna. 

El gran Gatsby es un retrato del espíritu de la generación de Scott Fitzgerald. Una extraordinaria fábula sobre el sueño americano.

El autor nos muestra una sociedad de opulencia, desenfreno y despilfarro, donde se palpa que la vida es corta y que sus personajes saben mejor que nadie que es así.

Supongo que cuando has combatido o al menos presenciado una guerra mundial y has sobrevivido a ella, ya todo corre de una manera distinta por nuestras venas.

El gran Gatsby Resumen.

En El gran Gatsby los acontecimientos se precipitarán de forma inesperada, como en la vida misma, y el autor nos dejará un sabor melancólico de personas que, aun teniéndolo todo en la vida, muestran el sinsabor que a los millonarios se les suele atribuir: el provocador anhelo de un amor imposible.

Las pasiones que sufre cualquier persona, sea cual sea su posición social. 

El gran Gatsby Resumen.

El estilo de vida de la clase alta norteamericana después de una guerra mundial es la prueba de esta sociedad.

La obra en sí no tuvo mucho éxito tras su publicación. Fizgerald relacionó las bajas ventas a el hecho de que las mujeres tendían a ser la principal audiencia de novelas durante ese tiempo y Gatsby no describía a un personaje femenino admirable.

Los escritores solemos buscar las razones para demostrar por qué las novelas no llegan a tener el éxito deseado, pero en la mayoría de los casos, erramos en nuestros diagnósticos.

Más tarde, tras la segunda guerra mundial, la novela tuvo mejor acogida.

El gran Gatsby es una obra que se ha llevado al cine varias veces, y se ha representado en el teatro

Destaco su narrativa pero ante todo los diálogos, son ágiles y ponderados, transmiten la acción de forma concisa.

Identificas en todo momento las imágenes que quieren ofrecerse hasta tal punto que podrían servir como guión cinematográfico.

Como en tantas ocasiones la crítica del momento erró en las valoraciones y El gran Gatsby se convirtió en una obra maestra tras los años.

Como suele ocurrir, cuando el autor ya no está entre nosotros, el deseado éxito llega. Esperemos que Francis Scott Fizgerald lo esté disfrutando desde el cielo.


Francis Scott Fitzgerald (1896-1940) es uno de los representantes de la Generación Perdida, y uno de los grandes autores de la literatura en ingles del siglo XX.


Puedes encontrar otros libros de No ficción en mi blog.


El adversario, Emmanuele Carrère.

El adversario, Emmanuele Carrère.

No tengo por costumbre reseñar ni hacer comentarios de autores en vida. La mayoría de las novelas que leo son del siglo pasado, ciencia ficción, fantasía y terror, o clásicos de la literatura universal de donde siempre se pueden extraer grandes conceptos y aprender el noble arte de escribir.

Tampoco recuerdo del todo cómo y en qué momento anoté en mi bloc El adversario. Suele ser un proceso no del todo consciente de búsqueda para encontrar los paralelismos en los que se mueve mi mente. 

Hacía unos meses que había escrito el borrador de lo que podía ser una novela, un texto en primera persona de un personaje que en su niñez había recibido un duro golpe que marcaba su destino. 

Desde hacía tiempo me rondaba la idea de la importancia de las experiencias en los primeros años de educación. 

Cuando revisaba el borrador de lo que había escrito, cayó en mis manos (como digo no sé si deliberadamente) la novela de Emmanuel Carrère.

El adversario: persona contraria o enemiga.

Así lo define la RAE en su primera acepción.

¿Qué ocurre cuando el adversario eres tú mismo?

Creo que es la pregunta que formula esta novela.

¿Cómo gestionamos ese ente que va en nuestra contra? 

Primero debemos averiguar por qué lo hacen, cuál es el detonante; de no identificarlo seguirá creciendo en nuestro interior y se hará más grande y poderoso, tanto que suplirá nuestra propia identidad, el “yo” que nombra la novela.

En El adversario se trata de identificar el detonante pero no queda del todo claro, debe de ser un hecho trágico que nuestra mente no es capaz de digerir, un impacto súbito que deje nuestro entendimiento roto, tal vez la muerte repentina de nuestra prometida de la que estamos fervientemente enamorados, y después… 

…después crece como la mala hierba en nuestra alma para socorrernos, cobra forma racional y lo acogemos porque ha salvado nuestra vida y el mundo no lo sabe, y fin y al cabo estamos solos, y bajo esa soledad no le podemos contar a nadie ese tipo de problemas.

La novela de Carrère narra un hecho real: el de un asesinato múltiple que no tiene sentido, ninguno lo tiene, nada sustenta matar a tus padres, a tus hijos y a tu mujer; sin embargo el autor trata de encontrar una salida a tanto dolor, un sentido lógico a ese tipo de actos. 

Cuando lo vemos en los noticiarios los dejamos pasar como otro día de lluvia, como un pequeño golpe, baja la bolsa, sube el precio del petróleo; lo olvidamos en un segundo, si alguien pregunta la respuesta siempre es la misma: un loco. 

Y para los locos hay lugares y personas que se encargan de analizarlos, de estudiarlos.

En este caso el mal, la mala hierba tomó forma en la Mentira. 

El adversario, Emmanuele Carrère.

La mentira, una manifestación que crece como la mala hierba.

La mentira, pensemos por un momento en ella. Es innata a nuestra naturaleza. ¿Quién no ha mentido alguna vez en su vida? O mejor dicho ¿quién no mantiene mentiras o hechos ocultos al resto del mundo, a familiares y amigos? ¿Quién sabe toda la verdad de nuestra vida? ¿Hay una sola persona que lo sepa todo de nosotros?

Pero ¿qué ocurriría si toda tu vida la sustentas con mentiras? Si fuera posible engañar año tras año a tus amigos, a tus padres, a tu pareja. 

Seguramente pensamos que no es posible engañar a todos a la vez sobre todos los asuntos. 

Bueno… también creo que es difícil pero, ¿y si ocurriera?

En tal caso construiríamos un castillo de inmensas proporciones, una doble vida. No es tan descabellado.

¿Y qué ocurriría si un día nos diéramos cuenta de que todo es una mentira, que somos un fraude?

Que en definitiva hay un adversario que ha vivido a nuestra costa para salvarnos y ahora ya es tarde para contárselo a los que han confiado en nosotros durante toda la vida.

Son muchas preguntas las que nos formula El adversario y pocas respuestas las que podemos dar a un asesinato múltiple. Son los intersticios de la mente inescrutable, son las malas raíces que crecen en nuestro interior cuando nuestro cuerpo es poroso y tierno.

Saber que un asesino despiadado conserva buenos sentimientos y lo expresa abiertamente hace que sea más inquietante sobre todo cuando el personaje ha vivido de la mentira toda su vida.

El adversario, Emmanuele Carrère.





Suscríbete a la Newsletter.

Nuestro amor.

Nuestro amor, de María Ángeles Saavedra Asturias.

Hace poco escuché las clásicas críticas que reciben las novelas por razón de género. Que si la novela juvenil estaba poco trabajada, que si la ciencia ficción son marcianos y paranoias o si la romántica es de chicas…

Todo forma parte de un juego, el juego de las etiquetas

Todo forma parte de un juego, el juego de las etiquetas. Una vez algo o alguien recibe una categoría el cerebro humano trata de meterlo en una estantería para así clasificarlo, igual que hacen las librerías: por género.

Yo prefiero encontrar a los autores por orden alfabético, aunque reconozco que los géneros ayudan pero nunca deben de convertirse en esas nominaciones negativas que solemos hacer de cualquier novela.

Nuestro amor la podríamos encontrar entre las novelas románticas pero solo porque el librero ha supuesto que el lector podrá buscarla allí, en aquella estantería. Sin embargo yo no la considero como tal.

Es sin duda una novela de amor, digamos no convencional para lo que los gurús o etiquetadores del mundo pudieran homologar.

Nuestro amor es una bonita historia de descubrimiento entre Sofia y Dana, dos mujeres distintas de grupos sociales distantes, en la que un día sus caminos se cruzan para cambiar sus vidas.

La novela nos conduce por los intersticios mentales a los que nos suele llevar la trasgresión provocada por un sentimiento no conocido en una persona no esperada: Dana, una joven que afronta la vida desde la valentía y la libertad, que saca a Sofía de la zona de confort en la que suelen vivir las clases sociales altas.

La pluma de María Ángeles es ágil, suele llevarte de la mano por el mapa mental de los personajes, tal vez identificando tus propios sentimientos.

No es difícil de apreciar que la autora es poeta pues encontraremos lances donde su prosa parece verso.

Es más que ternura, es más que todo eso, es un sentimiento de pertenencia, de pertenencia a alguien, a alguien especial, a alguien único , irremplazable, una conexión de alta velocidad, un vaso lleno de agua cuando la sed aprieta. Es la sensación de estar al borde del abismo y no poder volar, saber que si saltas te caerás  y nunca jamás en tu vida podrás alzar el vuelo, es un orgasmo el sentir la plena satisfacción de sentirse completamente realizada…”

En conclusión: 

Nuestro Amor es una novela que habla del amor como concepto, con todas sus alegrías, misterios y anhelos.

Del género no hablo porque como dije al principio lo importante es el concepto (el amor) y no tanto quién lo realiza.

Visita el blog

Conoce sus obras.


Suscríbete a la Newsletter

Cartero, Charles Bukowski.

Cartero Charles Bukowski Reseña.

Dicen que en el proceso de compra de un libro intervienen varios factores, debes ver el producto entre cinco y siete veces para que quede grabado en tu memoria y un día, zas, ocurre, y sin haberlo planeado lo compras porque realmente ya lo tenías en tu lista mental de artículos a adquirir.

Bukowski era un nombre fácil de recordar.

Hace unas semanas paseaba por una librería. Es algo que me gusta hacer, por la mera satisfacción de “patrullar” como digo yo, solo se trata de una especie de vigilancia, recorrer los pasillos, comprobar que la sección de ciencia ficción, romántica, novela negra siguen en su sitio. Revisar si el librero puso alguna novedad o sacó esa edición de un clásico digno de compra. 

Cartero charles bukowski reseña

Entonces encontré a Bukowski. El título: Cartero, su primera novela publicada. 

No creo que hubiera visto siete veces el libro, pero todo ocurre en unos segundos y en ese momento sabes que estás preparado para leer. 

Las primeras líneas de la sinopsis dicen así:

Charles Bukowski, escritor eminentemente autobiográfico, nos cuenta en esta obra otro fragmento de la vida de su alter ego Chinaski. En cartero describe los doce años en que estuvo empelado en una sórdida oficina de correos de Los Ángeles…

Era el momento, yo mismo estaba escribiendo una novela con tintes autobiográficos y también he trabajado de cartero. Eran demasiados componentes para no abordar la lectura y entonces…

…y entonces compré el libro. 

Mi acompañante me miró como diciendo: “has vuelto a caer en la tentación y dijiste que solo venias a mirar”.

En el Cartero encontraremos las vivencias de Chinaski, narradas en primera persona, en capítulos cortos y muy dialogados, similar a un guion de una película que narra la vida de un cartero en la ciudad de los Ángeles.

Lenguaje directo, en primera persona.

El lenguaje es directo, real como el propio personaje, siempre envuelto en la miseria de un trabajo esclavo, de alcohol y de mujeres que le abandonan con la misma rapidez que le encuentran. Relaciones sexuales explícitas, vida cotidiana que a muchos le puede parecer exagerada o provocativa. 

La genialidad de Bukowski reside precisamente en ese cómo lo cuenta.

He tenido trabajos parecidos a los de Chinaski y pueden creerme que todo es tan real como lo cuenta, ahora bien, la genialidad de Bukowski reside precisamente en ese cómo lo cuenta, sin tapujos, como lo siente, tal como lo vive. 

No debemos caer en el error de si el personaje es de nuestro agrado. Los personajes son como las personas, existen y no puedes evitar que vivan en esa demoledora realidad en la que están envueltos.

Chinaski es un tipo con sentimientos puros que no trata de demostrarlos, casi alcohólico y amante de las mujeres. Es trabajador, es vividor y ante todo es auténtico. 

Puede que no estemos acostumbrados a un lenguaje tan directo, tan depredador, pero en el fondo somos una especie animal que solemos desear las mismas cosas, y expresarlo como Bukowski no guste al público en general. 

“Dios o quien sea no para de crear mujeres y de lanzarlas al mundo, y el culo de esta es demasiado grande y las tetas de esta otras son demasiado pequeñas, y es otra chiflada y aquella es un histérica, y aquella otra es una fanática religiosa y esa de más allá lee hojas de té, y esta no se aguanta los pedos, y la otra tiene una narizota, y esta tiene unas piernas como palillos…

Pero de vez en cuando surge una mujer toda en sazón, una mujer que estalla fuera de sus ropas…, una criatura sexual, una maldición, el acabose.”

Bukowski rompe con todos esos mitos e hipocresías que flotan en el mundo, el racismo, la religión, el género; y lo hace desde la perspectiva de un perdedor por lo que nada puedes reprocharle.

Cartero la acabó en solo un mes, después de que unos amigos le animaran a que se dedicara a escribir. Dejó su puesto de correos. 

Él mismo explicó en una carta en ese entonces:

«tengo dos opciones, permanecer en la oficina de correos y volverme loco… o quedarme fuera y jugar a ser escritor y morirme de hambre. He decidido morir de hambre».

Charles Bukowski.

Tal vez por eso escribió con esa fuerza. 



Visita el blog


Suscríbete a la Newsletter.

Subir a por aire.

George Orwell.

Subir a por aire.

Corría el año 1939 cuando Orwell escribió esta novela, antesala de los dos grandes clásicos de la literatura de ciencia ficción: “1984” y “Rebelión en la granja».

“Subir a por aire» versa sobre la vida de George Bowling, en los años anteriores a la segunda guerra mundial con referencias a la que en su día fue llamada la gran guerra: la primera guerra mundial.

La novela está narrada en primera persona, y llamándose George es difícil separar al autor de personaje. Bowling nos contará sus inquietudes, sus preocupaciones, sus anhelos, nos convencerá que todo antes de la guerra era mejor, y nos preguntará nuestra opinión.

Nos encontramos en una pequeña población de Inglaterra donde Bowling comienza a recordar su infancia.

A George Bowling le conoceremos bien: un cuarentón gordo con dentadura postiza, casado con Hilda, una mujer triste con la que mantiene una relación tortuosa.

Bowling es el típico personaje que ha conseguido un trabajo estable en los años de la postguerra, un tipo con poco atractivo que se cuestiona asuntos sobre la vida y la existencia que nadie parece entender, un crítico de su sociedad y de los males que acechan a la humanidad.

La novela gira sobre dos ejes: el sentido de nuestra existencia y una premonitoria visión de una guerra.

Hitler les atacará tarde o temprano. Los hechos se suceden desde la infancia de Bowling, en su pueblo natal, al presente con sus cuarenta y cinco años, y su puesto de trabajo en una empresa de seguros en una anodina vida.

George Bowling decide hacer el viaje a ese lugar, que en su caso en un estanque de peces al que iba de niño en su pueblo natal; para ello idea una estratagema para ausentarse unos días del nido conyugal, algo que puede parecer absurdo pero que no lo es, pues su esposa desconfía de él.

Durante la narración Bowling insiste en que la guerra está cerca. Como él dice será en 1941. Pronto las bombas caerán y todo se irá a la mierda. Y lo peor (dice él) no es la guerra sino la postguerra: la sensación que deja en las personas, el vacío.

Es realmente inquietante y desolador pensar en aquellas generaciones que vivieron dos guerras mundiales. Como solo unos años después de la primera guerra mundial había jóvenes idealistas que querían luchar a favor del comunismo o del fascismo.

La inigualable voz de Orwell, directa, crítica y sagaz queda impresa durante toda la novela. La descripción de la sociedad de hace cien años nos demuestra que todo sigue igual bajo el sol.

“Subir a por aire” es ese lugar que todos guardamos en nuestra mente, que nos evade de esta sociedad inútil e incomprensible, que nos lleva a la inocencia de las verdaderas cosas que tiene la vida, a la naturaleza, al amor, a los sentimientos puros del ser humano.

Orwell lo describe así: 

“Pise el acelerador. La sola idea de volver a Lower Binfield ya me hacía bien. ¡Subir a por aire! Como las grandes tortugas marinas cuando suben nadando a la superficie, sacan la nariz fuera y se llenan los pulmones de una bocanada antes de sumergirse otra vez entre las algas y los pulpos. Todos nos estamos asfixiando en el fondo de un cubo de basura, pero yo había encontrado el camino a la superficie. ¡Volver a Lower Binfield!


Querido lector, espero querido lector que tú también tengas ese lugar donde Subir a por aire.

Si te gustan las novelas de G.Orwell, aquí comento sus novelas.



Suscríbete a la Newsletter.

Carta a Benito Pérez Galdós.

Benito Pérez Galdós Biografía.

Siempre me ha interesado ese proceso que nos invoca a la lectura.

Me gustaría conocer vuestra opinión o más bien, vuestra experiencia.

¿Cómo llegasteis a interesaros por la literatura? ¿Cuál fue el autor propulsor en este bello arte?

¿Quién consiguió animaros a la lectura?

Me he animado a contaros mi experiencia con una carta a Benito Pérez Galdós.

Al final del artículo os dejo un resumen de la biografía de Benito Pérez Galdós.

Benito Pérez Galdós Biografía.

Los primeros recuerdos que tengo sobre la literatura fueron tristes.

En la escuela tuve que aprender a leer con un ojo tapado. No entendía muy bien porqué me tenían que cubrir el ojo con el que mejor veía, pero fue así como empecé a leer cuentos e historias: con gafas y un parche marrón con una ventosa que se pegaba a una lente.

Aquello fue un verdadero fastidio. Mi tendencia hacia las letras declinó en favor de los números.

Las fórmulas matemáticas eran menos extensas y más conceptuales, ejercían un menor esfuerzo a mi vista, que nunca se recuperó del todo, pues fui ganando dioptrías hasta bien entrada la pubertad.

En la adolescencia y después de cursar los estudios superiores, todo fue un largo y tortuoso camino, siempre en el peligroso alambre del trapecio de los mil senderos que te depara el destino.

El sosiego y la calma para leer una novela.

Por alguna razón que desconozco, mi tendencia hacia la literatura en general se acrecentó una vez pasaron los vendavales de la juventud, cuando mi mente encontraba el sosiego y la calma para meditar y tener una novela entre mis manos.

Fueron años en los que busqué nuevos autores, me refiero a los que no se ofrecen en la escuela.

Los clásicos de la literatura no tenían atractivo y por ello anduve entre la ciencia ficción, el terror y la fantasía, sin hallar al autor que me sedujera.

Era evidente que los autores no tenían culpa alguna: mi mente aun no estaba preparada para acogerlos.

Allá por los años 90 fui socio de El Círculo de lectores. Recibía mensualmente un lote de novelas: todos aquellos volúmenes quedaron sin concluir con un billete de metro, una servilleta o una tarjeta del fontanero a modo de marcapáginas.

Durante años me afané en encontrar la motivación suficiente, para volver a la literatura, con lecturas erráticas de dispares géneros y autores. 

«La Fontana de Oro», de Benito Pérez Galdós.

Hasta que un día cayó entre mis manos una novela de Benito Pérez Galdós.

Desde aquel momento continué leyendo su obra, gracias a Dios bien extensa, con la seguridad del éxito, con el temor de salir de él, de sus letras, de su ingenio. Leía cada una de sus novelas como un niño que va de la mano de su padre.

Benito Pérez Galdós Biografía.

Sí, tú, Benito, y tu «Fontana de Oro» cambiaron mi vida y la percepción de los hechos, consiguieron mi amor hacia la literatura.

Sí, tú, Benito, fuiste quien ya no me sacó de tus libros hasta que fui lo suficientemente adulto como para saltar a otros autores y disfrutar de toda la literatura.

Sí, tú, Benito, fuiste quien me hizo tan arrogante de querer escribir, de crear historias, de publicar novelas.

Y ahora, cuando ya confío en mis fuerzas, me acerco a la librería y veo toda tu obra y tengo miedo, siento ese vértigo que provocas en mí cuando te leo, porque de los genios se aprende, se discierne y también se teme.

Gracias, Benito.

Biografía de Benito Pérez Galdós:

Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843-Madrid, 4 de enero de 1920)​ fue un novelista, dramaturgo, cronista y político español.​

Se lo considera uno de los mejores representantes de la novela realista del siglo xix.

Un narrador capital en la historia de la literatura en lengua española, hasta el punto de ser propuesto por varios especialistas y estudiosos de su obra como el mayor novelista español después de Cervantes.

Cotidianidad de Benito Pérez Galdós.

Benito Pérez Galdós solía llevar una vida cómoda, viviendo primero con dos de sus hermanas y luego en casa de su sobrino, José Hurtado de Mendoza.

En la ciudad, se levantaba con el sol y escribía regularmente hasta las diez de la mañana a lápiz, porque la pluma le hacía perder el tiempo.

Después salía a pasear por Madrid a espiar conversaciones ajenas (de ahí la enorme frescura y variedad de sus diálogos) y a observar detalles para sus novelas. No bebía, pero fumaba sin cesar cigarros de hoja. 

A primera tarde leía en español, inglés o francés; prefería los clásicos ingleses, castellanos y griegos, en particular Shakespeare, Dickens, Cervantes, Lope de Vega y Eurípides, a los que se conocía al dedillo. 

En su madurez empezó a frecuentar a León Tolstói. Después volvía a sus paseos, salvo que hubiera un concierto, pues adoraba la música y durante mucho tiempo hizo crítica musical. Se acostaba temprano y casi nunca iba al teatro. Cada trimestre acuñaba un volumen de trescientas páginas.

Desde la óptica de un Ramón Pérez de Ayala Galdós era descuidado en el vestir, usando tonos sombríos para pasar desapercibido.

En invierno era habitual verle llevando enrollada al cuello una bufanda de lana blanca, con un cabo colgando del pecho y otro a la espalda, un puro a medio fumar en la mano y, ya sentado, completaba la estampa típica de su perro alsaciano junto a él. Tenía por costumbre llevar el pelo cortado «al rape» y, al parecer, padecía fuertes migrañas.


Blog de ciencia ficción.

Blog con ideas y consejos para escribir.


Suscríbete a la Newsletter.

 

Una obra de exquisita prosa: Decamerón cuentos.

Cuentos de Decamerón. Una obra exquisita, didáctica y divertida.

Los cuentos de Decameron, de Giovanni Boccaccio, también conocidos como Novellas.

En bastantes ocasiones, cuando charlo con otros escritores y lectores sobre por qué elegimos una determinada novela, no llegamos a discernir una razón concreta. Hoy elegí Decamerón.

Tal vez algún sabio de la naturaleza humana descubra la fórmula.

Como lector suelo encontrar las obras literarias por una regla de dos componentes, que aunque son antagónicos, se complementan: la causalidad y la casualidad.

A todos nos gusta un determinado tipo de aventuras o ficciones, géneros literarios o autores, y sobre esta base nuestra mente busca con su brújula el santo grial que por casualidad pueda hallar la causalidad.

De esta manera encontré Decamerón. Cuentos.

Como escritor llevaba unos meses inmerso en la creación de una serie de relatos. Alguien me comentó que es una buena forma de llegar a una novela más extensa.

Durante esos días, una pandemia azotaba el mundo: el coronavirus. Por esta circunstancia escuchaba la radio, una actividad que nunca o casi nunca suelo realizar. En el programa un comentarista expuso la obra con tal pasión y sapiencia que en ese momento la casualidad llamó a la causalidad, y decidí leer Decamerón.

Solo haré un breve comentario de la obra. Estudiosos tiene la historia sobre una novela de tanta trascendencia.

Decamerón cuentos.

Decamerón es una obra de Giovanni Boccaccio escrita entre 1351 y 1353. Desarrolla el amor, la inteligencia y la fortuna en cien cuentos de los que resultan las Novellas, entendidas como relatos.

La obra se presenta en diez jornadas y tiene un preámbulo en el que se hace referencia de la peste que en aquellos años estaba sufriendo Europa.

Los personajes, siete mujeres y tres hombres, se retiran a las afueras de Florencia y allí cuentan sus Novellas. Casi todas son de contenido erótico, en ella se ensalzan las relaciones humanas y amorosas, y se muestra una sociedad donde el clero participa activamente de ellas; no en vano Decamerón fue censurada por la iglesia en 1559.

La prosa es exquisita. La obra es didáctica y divertida.

Todas las historias tienen una introducción de su orador y un título que, a modo de sinopsis, adelanta los acontecimientos.

Me gustaría destacar la última, pues me pareció excelente. 

Novela décima:

El marqués de Sanluzzo, obligado por los ruegos de sus vasallos a tomar mujer, para tomarla a su gusto elige a la hija de un villano, de la que tiene dos hijos a los cuales le hace creer que mata; luego, mostrándole aversión y que ha tomado otra mujer, haciendo volver a casa a su propia hija como si fuese su mujer, y habiéndola a ella echado en camisa y encontrándola paciente en todo, más amada que nunca haciéndola volver a casa, le muestra a sus hijos grandes y como a marquesa la honra y la hace honrar”.

¿Te gustan los clásicos de la literatura? ¿Conocías esta novela?

¿Me aconsejas alguna novela de este estilo?

Echa un vistazo al bolg ¡Compartiremos Ciencia ficción!

Suscríbete a la Newsletter

Rebelión en la granja: el libro que marcó una época.

george orwell rebelion en la granja

El argumento de rebelión en la granja aborda el comunismo con una sátira inmejorable.

Pensemos por un momento en George Orwell sentado delante de su máquina de escribir. Año 1943, durante la segunda guerra mundial. Hitler y Stalin con un pacto de no agresión para cambiar el mundo, o más bien para destruirlo.

La crítica ante los totalitarismos de cualquier clase llevaron al autor a crear esta sátira. El nacional socialismo y el comunismo se habían convertido en dos armas de destrucción masiva.

Qué mejor argumento para idear una novela.

¿Crees que hoy en día se podría construir una sátira similar contra la corrupción o los sistemas perversos que siguen gobernando a muchos países?

Creo que sí. La prueba de ello es que la novela se ha utilizado en las escuelas de algunos países para enseñar a los niños que ni siquiera conocen la historia de la Unión Soviética.

Como lector conocí el título hace muchos años, pero la temática no me atraía. Los textos alegóricos no me convencían y preferí conocer al autor por sus novelas de ciencia ficción

Leí 1984, uno de los relatos más populares del autor británico, de la que destaco el ingenio de crear un argumento social que luego se ha utilizado en la realidad en bastantes ocasiones: el concepto hermano mayor o gran hermano

Me he deleitado con su novela Que no muera la aspidistra, crítica y lucha contra el capitalismo. Y tengo sobre mi mesilla de noche un volumen con más de mil páginas titulado Ensayos de Orwell.

Después leí Homenaje a Cataluña. Esta novela me sorprendió gratamente, pues supuso una serendipia que no encontraba: la visión de un miliciano en el bando republicano durante la guerra civil española; la objetividad de Orwell ante los acontecimientos vividos en primera persona es incuestionable.

Pero al fin abordé Rebelión en la granja. Orwell ya me había ganado hacía tiempo como autor de referencia.

Rebelión en la granja es otra obra maestra de inconfundible valentía por el momento en el que se publicó.

Sentémonos delante de una máquina de escribir allá por el año 1940, después de haber participado en la guerra civil española.

Meditemos sobre la genialidad de escribir esta sátira en contra de los totalitarismos emergentes que años después gobernaron el mundo.

Tengamos el valor de publicar esta novela en 1945 en contra de Stalin y Hitler.

Rebelión en la granja es todo eso. Es la crítica al sistema comunista, es también mostrar el deseo de los seres humanos por el poder absoluto, es la manipulación de las masas a través de la propaganda y la fuerza.

George Orwell escenifica en la Granja Solariega un escenario alegórico donde los animales son los personajes de la sociedad. En esta granja se simboliza al dictador, al pueblo y  a la clase obrera.

Todos los animales representan distintos personajes políticos de la época. En ellos podremos encontrar similitudes evidentes a Stalin, Lenin, Trotsky, Hitler o Churchill.

Una crítica al comunismo de Stalin que había pactado con Hitler, para posteriormente hacerlo con el gobierno británico.

De la novela destacó el magistral prólogo: La libertad de prensa. Solo por ello, recomiendo su lectura, pues es una demostración clara de que la novela sigue vigente en nuestros días. Cualquiera que lo lea, comprobará que en el siglo XXI existen muchas granjas, muchas rebeliones, muchos cerdos, y muchas injusticias provocadas por sistemas totalitarios.

La experiencia vital y la genialidad se unen en George Orwell.

George Orwell luchó por unos principios desde una trinchera, pero su mayor baluarte fueron sus novelas en contra de los totalitarismos. Sus textos se han llevado a las escuelas como forma de enseñanza.

Debemos entender que en el ser humano reside siempre la tentación de abusar del poder para utilizarlo en contra de nuestros congéneres.

La referencia de esta obra entendida como una instrucción para futuras generaciones nos podrá salvar de nuestra propia autodestrucción.

Rebelión en la Granja es un legado que debemos tener en cuenta para que las sociedades puedan prosperar en la igualdad.

No debemos olvidar nuestra historia para aprender de nuestros errores. En el mundo siguen gobernando muchos dictadores disfrazados bajo gobiernos supuestamente democráticos.

En alguna ocasión mis lectores me comentan la influencia que Orwell ha tenido en mi novela El sueño de Gark. Un sistema social controlado por un ente ajeno a nuestra voluntad. Un futuro que se asemeja a la novela 1984.

¿Vivimos en libertad o estamos sujetos a sistemas tan perversos como el comunista disfrazados con el traje de la opulencia y el consumo?

¿Conoces alguna novela de este corte?

Cuéntame tu opinión.

Artículo relacionado: Homenaje a Cataluña. G.Orwell.

Artículo relacionado: Que no muera la aspidistra. G.Orwell.


Suscríbete a la Newsletter

Homenaje a Cataluña. George Orwell.

Homenaje a Cataluña es una novela de George Orwell que narra sus vivencias durante la guerra civil española.

En Homenaje a Cataluña se relatan los acontecimientos relacionados con la guerra civil española siempre me han interesado, especialmente a los hechos que la provocaron. Indudablemente todo sabemos que por aquellos años existían dos tendencias ideológicas enfrentadas. El hambre y la religión solo consiguieron acentuar el declive de una situación insostenible.

Homenaje a Cataluña me pareció un título extraño para lo que luego representa el texto: la vivencia de George Orwell durante los meses que estuvo en España en bando republicano.

Conocer aquellos acontecimientos narrados de forma autobiográfica me lanzaron definitivamente a leerla. Confiar en la imparcialidad del autor fue fácil; algo que pude corroborar después.

Como amante de la ciencia ficción he de reconocer que me deje llevar por la maestría del propio autor, y si bien esta novela no lo es, sí es Orwell en estado puro. 

La novela se publicó en 1938 y se puede considerar un documento objetivo, previo a otra de sus novelas notables: Rebelión en la granja, una sátira inmejorable que vio la luz después de la segunda guerra mundial, en un momento donde publicar este tipo de novelas constituía un riesgo para cualquier autor.

Homenaje a Cataluña cuenta las vivencias del autor a su llegada a Barcelona, y su integración en el POUM. Orwell muestra en un principio su admiración sobre la forma en que los anarquistas controlan los espacios públicos y modifican las costumbres cotidianas y hábitos de la población civil, de tal forma que se crea una nueva relación entre los ciudadanos; el propio lenguaje cambia. Expresiones como «señor» o «don» desaparecen del vocabulario. Todas las personas son «camaradas».

Orwell nos describe el control de la ciudad por parte de la clase trabajadora. Los edificios ostentaban la hoz y el martillo, y casi todos los templos habían sido destruidos. Todos las cafeterías y comercios habían sido socializado

Posteriormente la situación se degrada por un autoritarismo estalinista hasta tal punto que George teme por su vida y decide abandonar el país.

George Orwell fue un miliciano más en los años donde miles de personas se alistaban a un bando militar por unos ideales; un hecho que hoy en día puede extrañar a una sociedad carente de estas convicciones.

Su valor reside, además de la certera forma de relatarlo, en la visión objetiva que le confiere el personaje que ha vivido en primera persona aquellos acontecimientos.

Su nacionalidad le confiere la objetividad de lo narrado; este ha sido sin duda el mayor atractivo que le he dado a la obra.

No se trata de revelar una verdad absoluta sobre los hechos acaecidos en aquellos infaustos años, sino más bien apreciar que lo relatado por George Orwell es la certeza de su paso por España y que supone la visión de un personaje imparcial, aunque defendiera su arma en favor de la República.

Siempre me interesó saber cómo se gestó la contienda más que el propio desenlace de la batalla en sí mismo.

La dificultad para encontrar un libro o documento que no fuera sospechoso de alguna tendencia política intencionada, hacía que estos temas perdieran mi atención.

La honestidad y el coraje con los que Orwell narra lo que allí vio y vivió convierten a este autor en el escritor moral por excelencia.

Muchos historiadores han dado su versión oficial de los hechos; en Homenaje a Cataluña podemos apreciar los acontecimientos de una forma válida para corroborar o desmentir a los anteriores.

Sin duda encontré en este libro lo que ansiaba hace tiempo: una visión objetiva de un personaje que vivió aquellos años en la contienda.

Creo firmemente que entre sus líneas encontrarás parte de la biografía de su vida durante aquellos meses en los que sufrió las penurias de un miliciano en un ejército mal organizado, bajo distintas facciones que tentaban el poder en Barcelona de 1937.

Como dice en su cubierta: «La honestidad y el coraje con los que Orwell narra lo que allí vio y vivió convierten a este autor en el escritor moral por excelencia«.

En ocasiones los acontecimientos de una guerra son más ficticios que los que puede relatar una novela de ciencia ficción; se trata de la barbarie y el sinsentido de la especie humana. Algo que no debemos olvidar ni borrar de nuestros libros de historia. 

Esta novela me influyó en cierto modo para escribir El carámbano rojo, una ficción ambientada en los años de la guerra civil y sus posteriores acontecimientos.

Cuéntame si te gustan las novelas autobiográficas de autores de ciencia ficción.

Artículo relacionado: Rebelión en la granja. G. Orwell.

Artículo relacionado: Que no muera la aspidistra.


Suscríbete a la Newsletter

La conjura de los necios. John Kennedy Toole.

La conjura de los necios – J.Kennedy Toole

«La conjura de los necios» es una novela fascinante donde todo y nada tiene sentido.

A «La conjura de los necios» llegué como en otras muchas obras, por casualidad; salí de la librería con una novela que no buscaba.

De todos los libros aprendo algo y a todos llegó por alguna extraña confluencia de circunstancias.

El título me pareció sugerente, la sinopsis también. Otra vez caí en los encantos de un clásico del siglo pasado; en esta ocasión no se trataba de ficción, no era Orwell ni Bradbury ni Philip K.Dick.

Un sugerente título que el lector apreciará.

“Conjura” y “necios”, ambas palabras me cautivaron en cierta manera.

Aquello sonaba a antisistema y no hay asunto que más me atraiga que el contrapunto al sistema establecido; no en vano, mis dos novelas, El sueño de Gark y Serendipias tienen a mi modo de entender una visión crítica que el lector, o mejor dicho el ser humano, no gusta de aceptar.

«La conjura de los necios» es una historia distinta, basada en una conjunción de hechos singulares pero no por ello menos reales.

La cotidianidad dentro de lo superfluo, las propias relaciones personales son las que atraen al lector desde un punto de vista cómico y dramático a la vez, tan verdaderos como la vida misma

¿Cuántas veces la razón o la lógica gobierna nuestros acontecimientos?

Un personaje principal muy bien construido.

En ocasiones, algún lector me ha dicho: «no me he identificado con el personaje principal». No creo que como lectores nos debamos identificar con ellos.

En «La conjura de los necios» es difícil que te reconozcas en alguno de ellos pero la potencia de Ignatius Relly como personaje nadie lo discute.

Unos se reirán de él o a otros le infundirá pena, en cualquier caso lo importante es que todos en mayor o menor medida nos sentimos involucrados con los hechos por absurdos que puedan parecer.

En «La conjura de los necios» encontraremos a Ignatius Relly.

Personaje principal de la novela, anacrónico, idealista, y como en el propio prólogo se describe, una mezcla entre el Quijote (de Cervantes) y Hardy (el gordo y el flaco).

Él es un demente luchador sobre causas perdidas.

Ignatius Relly estará acompañado por un variado conjunto de personajes que tienen poco que ver entre ellos, con sus miedos y apetencias, sus objetivos y obsesiones.

Tras conocer el periplo que la novela sufrió hasta su publicación y la propia biografía del autor, es incuestionable que John Kennedy Toole se vio influenciado por variables que en su vida tuvieron incidencia y que plasmó (como hacemos todos los escritores) en su novela; ejemplos de ello son la figura de su madre y la ciudad donde se desarrolla la acción, Nueva Orleans.

Finalmente, no quiero dejar pasar la ocasión para anotar esta obra como otra más en el extenso currículum de novelas que recibieron la negativa de las editoriales para su publicación por falta de interés.

Años después de la muerte del autor, y ante la insistencia de su madre, la novela fue publicada con éxito. Otra redundante circunstancia entre los escritores: el éxito a título póstumo.  

La conjura de los necios.

En el blog comento otras novelas. Si te gusta la ciencia ficción, el terror, o la fantasía pasa por AQUÍ.

¿Has leído esta novela?

¿Te gusta la ciencia ficción?

Suscríbete a la Newsletter