Roog y otros cuentos, de Philip K. Dick.

roog

¿Te gustaría ver a través de los ojos de otro ser humano, o de otra criatura?

¿Te sorprenderías al vivir lo que otros escribieron décadas antes?

Tal vez la ciencia ficción sea de locos, pero admitamos que el mundo ya lo está. Entonces, ¿porqué no inventar alguno de esos ingenios que no existen?

Querido lector, muchas de estas cuestiones se hallan en «Cuentos I», de Philip K. Dick.

La motivación principal del autor fue el intento de meterse en otra persona o en otra criatura, experimentar cómo ve cualquier ser humano los hechos a través de una mente distinta.

Es sin duda uno de los principales fundamentos de la obra de Philip K. Dick: descubrir los sentimientos en los ojos de sus personajes, sean humanos extraterrestres, o simples animales, como ocurre en «Roog», uno de sus cuentos con más repercusión pues se ha llegado a exponer entre los alumnos de secundaria.

Philip K. Dick es un autor de ciencia ficción que trata de llevarnos a ese terreno en el que nuestro entendimiento es más vulnerable; para ello no necesita argumentar con el conocimiento de grandes inventos. Nos conduce a situaciones que por muy extravagantes que pudieran parecer son perfectamente reales para una mente abierta al género de la ciencia ficción.

Los relatos están escritos entre 1951 y 1952. Muchos de ellos son extraordinarias ideas adelantadas a su tiempo, que han servido como argumento de películas. 

Son 25 cuentos que hablan sobre la represión, la locura, la religión, la muerte y la naturaleza.

Estabilidad. 

Sociedades controladas por máquinas para conseguir la estabilidad de la población.

Roog.

La visión de un perro cuando los barrenderos van a la casa de sus amos a recoger la basura. Un cuento que muestra la angustiosa percepción de un animal ante unos hechos que para los seres humanos son irrelevantes.

La pequeña rebelión.

Un conjunto de soldados de juguete comienzan una rebelión. La relación entre un soldado de plomo con vida y un niño. Un argumento muy similar al de las película publicada treinta años después: «Toy Story».

Más allá se encuentra el wub.

El wub es una criatura extraña, de otro planeta con la capacidad de leer las mentes. Es sacrificado y guisado para comer; entonces la carne pasa a formar parte de los pensamientos de sus raptores.

El cañón

Un cañón con vida propia, que después de un cataclismo sigue defendiendo el planeta donde ya no hay contendientes.

La calavera.

Salto en el tiempo. El personaje busca a un profeta y encuentra una calavera muy singular…

Los defensores.

Un mundo devastado por las guerras donde los robots se engaran de restarurar el orden mundial.

La nave humana.

Los hombres siguen haciendo la guerra en el futuro. Para remediarlo inventan una nave con cerebro humano que proporcionará una posibilidad de crear un mundo nuevo en paz.

Flautistas en el bosque.

Los seres humanos caen bajo el influjo de unos colonizadores que conseguirán convertirles en plantas.

Los infinitos.

La tripulación de una nave se ve afectada por una radiación que provoca una progresión mental muy superior a la que tienen las personas.

La máquina preservadora.

Un ingenio, una máquina que conserva la música en forma animal, pero al estar en libertad se convierten en partituras salvajes.

Sacrificio.

Lucha entre especies. Hormigas eliminado a las personas. Aranas advirtiendoles del ataque.

El hombre variable.

Año 2136. La Tierra lucha contra Centauro. Una odisea donde encontramos viajes en el tiempo y un hombre del pasado que lo cambia todo.

Sorprendente relato en el que vemos cómo la evolución tecnológica y la especialización en el conocimiento ha llevado a la humanidad a la inoperancia colectiva.

La rana infatigable.

Afrenta entre dos profesores para demostrar sus propios argumentos en un curioso experimento.

La cripta de cristal.

Marte y Tierra están en guerra. Unos terroristas ingenian un invento para hacer desaparecer una ciudad dentro de una bola de cristal.

La vida efímera y feliz de un zapato marrón.

De cómo un zapato puede cobrar vida a través de un experimento.

El constructor.

Un hombre construye un barco en el jardín de su casa sin saber porqué. Todo cobrará sentido cuando llueva líquido negro.

El factor letal.

Un viaje en el tiempo hacia el futuro donde los resultados no serán halagüeños.

La paga.

Otro experimento del gobierno para controlar el futuro con una máquina del tiempo.

El gran C.

Una máquina postapocalíptica responde las preguntas de una tribu.

En el jardín.

Ella tiene un pato. Lo cuida en el jardín y le tiene mucha estima. Cuando se queda embarazada, él decide deshacerse del animal. Ella siente un gran desasosiego y comienza a criar el hijo en el jardín, como a su querido pato.

El rey de los elfos.

Para un humano convertirse en un elfo de un día para otro no es fácil. Todo comienza cuando hizo una buena acción.

Colonia.

Una colonia encuentra un planeta donde aparentemente no hay ningún virus, tampoco hay animales ni plantas. Pronto descubrirán por qué…

La nave Gaminedes.

En plena guerra entre la Tierra y los gaminenes, se experimenta con una máquina que se supone que te traslada a través de las galaxias pero realmente lo hace a través del tiempo.

La niñera.

Todos los niños tienen una niñera: un robot que los cuida y atiende. Ni ellos imaginan como sería el mundo sin estas niñeras. Todo cambia cuando aparecen nuevos modelos que compiten con los antiguos.

Querido lector, muchos de estos relatos son el germen de grandes descubrimientos del futuro, algunos de ellos se han llevado a la gran pantalla décadas después. 

Philip k. Dick fue un visionario.

Entre sus notas, al final de este libro, podemos encontrar cómo se gestó este gran novelista.

En una de ellas y haciendo referencia al cuento de «Roog», dice: 

“¿Qué idea tendrá un perro del mundo? Es obvio que no lo ve como nosotros lo vemos. Ha desarrollado un complejo sistema de creencias, una visión del mundo radicalmente distinta de la nuestra, pero a partir de unas bases completamente lógicas, apoyadas en la evidencia».

¿Te gustan las novelas de Philip K. Dick? 

En el blog comento otras de este autor:

«El hombre en el castillo».

Ubik.

Suscríbete y recibirás las entradas de este blog.


Deja un comentario